municipios - poblaciones Inicio Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Correo

PALACIO GUEVARA

Arquitectura

Detalles de la Portada

Detalles de la Portada

Esquina

Esquina

Fuente

Fuente

Detalles de Arcos

Detalles de Arcos

Portada del Palacio Guevara de Lorca [Palacio Guevara]
Portada del Palacio Guevara de Lorca
 
Balcón y Ventanas [Palacio Guevara]
Balcón y Ventanas

     El Palacio de los Guevara, situado en la actual Calle Lope Gisbert de Lorca, fue mandado construir en el siglo XVII por D. Juan de Guevara García de Alcaraz con el fin de establecer allí la residencia familiar. Este lugar se encuentra dentro del casco histórico de la ciudad de Lorca y, junto con la Calle Corredera.

     Las obras de construcción del Palacio comenzaron hacia 1689 y fueron concluidas en 1694, como recuerda una inscripción situada sobre la puerta de acceso de la fachada principal. Aunque se desconoce la autoría del edificio, tradicionalmente ha sido atribuido al arquitecto y escultor Nicolás de Bussy. Sin embargo, el Profesor Pedro Segado mantiene que pudo ser obra de los escultores Laureano Villanueva, Antonio Caro y Mateo Sánchez de Eslava, ya que por esas fechas realizaban trabajos en la ciudad de Lorca.

     El edificio de planta cuadrada consta de tres plantas, teniendo además sótano sus lados Sur y Este. Junto a la fachada lateral quedaron ubicadas las Caballerías del Palacio, lugar que hoy ocupa el Centro de Artesanía de la ciudad.

     El inmueble fue realizado en mampostería, combinándose en la fachada con el ladrillo y la piedra. Y presenta cubierta a dos aguas.

     La sobriedad de la fachada contrasta enormemente con la decoración de la gran portada barroca que enmarca el acceso principal a la Casa. Esta portada de estilo churrigueresco fue realizada en piedra y finalizada en 1694, fecha que aparece labrada sobre el dintel de la puerta, y está distribuida en dos cuerpos que ocupan las tres alturas de la fachada.

     En el primer cuerpo, la puerta de acceso al Palacio queda enmarcada por dos columnas salomónicas sobre pedestal y coronado todo el conjunto por una especie de cornisa decorada. Este esquema se repite también en el segundo cuerpo, aunque en este caso las columnas flanquean el gran escudo nobiliario de la familia que se halla sostenido por dos leones. A ambos lados se sitúan dos niños que sostienen otros escudos referentes a los segundos apellidos del propietario.

     Todo el conjunto está rematado por el escudo de la Orden Militar de Santiago, que se encuentra flanqueado por los escudos pertenecientes a los apellidos de la esposa. La ornamentación de la portada queda completada con las figuras de niños, angelotes, guirnaldas, trompetas, frutos, conchas y garzas. Esta portada ha sido atribuida al escultor Jerónimo Caballero.

     El resto de la fachada queda ordenado de forma simétrica respecto a esta portada. En la segunda planta, a ambos lados de ella, se sitúan dos balcones simétricos realizados en un bello trabajo de forja que cierran las dos grandes ventanas de este piso. En el último piso se sitúan, también de forma simétrica, seis pequeñas ventanas a cada lado, realizadas en ladrillo con forma de arco de medio punto.

     El interior queda distribuido en torno a un patio de planta cuadrangular con arquerías formadas por ocho columnas de orden toscano, y cuyos arcos están perfilados con molduras y cornisas quebradas. El claustro está decorado, igual que la portada exterior, con los escudos de los apellidos del matrimonio, obra del cantero Pedro Sánchez Fortún.

     A través de una escalera de sillería se accede a la planta principal, donde se sitúan diversas habitaciones y salas de gran valor artístico. Entre ellas destacan la Sala de Camachos, la de los Harmsen, la biblioteca y el resto de salas denominadas según el color de la tapicería del mobiliario (Salón amarillo, Salón encarnado, Salón verde, etc.). El pavimento de las salas es de cerámica valenciana y posee una capilla particular con una imagen de la Inmaculada.

     El edificio guarda además importantes pinturas, tapices, cerámicas y un valioso mobiliario de distintos estilos y épocas.

     En el año 1996 se llevó a cabo una rehabilitación del edificio, presentando desde entonces el aspecto que luce en la actualidad. Desde entonces, es deseo del Ayuntamiento de la ciudad de Lorca y de su última propietaria, Dña. Concepción Sandoval Moreno, convertir este importante Palacio en museo.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia
© Fundación Integra
Aviso legal - Política privacidad

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)