municipios - poblaciones Inicio Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Correo

CASTILLO DE XIQUENA

Historia

Saetera

Saetera

Torre Semicircular

Torre Semicircular

Castillo de Xiquena (Lorca)

Castillo de Xiquena (Lorca)

Muros Exteriores [Castillo de Xiquena]
Muros Exteriores

La ocupación del lugar parece remontarse a tiempos remotos, con indicios materiales desde el eneolítico. No obstante, como afirma Manzano Martínez, el significado histórico actual de Xiquena data de época islámica, cuando quizá hacia el siglo X comienza a asentarse población en las terrazas aluviales del valle del río Corneros.

La incorporación del Reino de Murcia a la Corona de Castilla a mediados del siglo XIII, convirtió a esta zona en parte de un gran espacio fronterizo, en un permanente estado bélico más o menos explícito. Tras unos primeros momentos de indeterminación, las fortalezas de Xiquena y Tirieza pasaron a manos granadinas.

El linde de los dos reinos se configuró como un espacio despoblado, una tierra de nadie que marcaba la separación entre dos estados potencialmente hostiles: Granada y Castilla.

Reconquista cristiana

En 1433, las huestes del Adelantado Mayor de Murcia Alonso Yáñez Fajardo (el segundo de este nombre), conquistaron la fortaleza con un breve sitio en el que incluso llegó a intervenir una bombarda, tal y como refiere el profesor Torres Fontes en su clásico estudio monográfico sobre la fortaleza.

Fue a las puertas de Xiquena donde el adelantado armó caballero a su sobrino Alonso Fajardo ¿el Bravo¿, el mítico Alcaide lorquino que ya demostraba sus dotes guerreras, su carisma y fama, que trascenderían luego a toda Castilla.

Desierta Tirieza, Xiquena se convirtió en el puntal defensivo del Reino de Murcia frente al Emirato Nazarí de Granada. Por merced de Juan II, en 1450 pasó a formar señorío del referido Alfonso Fajardo, por lo que la fortaleza se vio implicada en la pugna de poder que se iba a dar en todo el reino durante un periodo de guerra civil.

Nueve años después, derrotado ¿el Bravo¿ por el adelantado Pedro Fajardo, le vendería la fortaleza al marqués de Villena, don Juan Pacheco, que la convirtió también en plataforma del ejercicio político en el término lorquino. Obtuvo de la Corona dos privilegios, uno de repoblación y otro de homicianos, que le permitía mantener activa la fortaleza con esta figura tan característica de las instituciones medievales.

Declive

Tras los avances en la frontera desde finales del siglo XV, el castillo fue perdiendo su importancia estratégica. Así el concejo de Lorca buscó hacerse con el control de este territorio, con aguas abundantes, por lo que comenzó un interminable pleito entre las autoridades municipales lorquinas y la familia Pacheco. Un tercero intervino aprovechando la rebelión de Comunidades en 1520.

Las huestes de Pedro Fajardo Chacón, Marqués de Los Vélez y Adelantado Mayor de Murcia, destruirían la fortaleza de Xiquena, aún en manos del de Villena. Los motivos, sin duda, hay que buscarlos aún en el majestuoso y vecino castillo palacio de Vélez Blanco.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia
© Fundación Integra
Aviso legal - Política privacidad

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)