municipios - poblaciones Inicio Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Correo

Antonio Grau Dauset

Antonio Grau Dauset
Antonio Grau Dauset

    Hijo del mítico cantaor El Rojo El Alpargatero, nació en 1885 en Málaga. Meses después se trasladaría a La Unión con su familia, donde su padre abriría un café-cantante. En la ciudad minera permaneció hasta los 21 años. Allí conoció a Don Antonio Chacón y asistió a la configuración definitiva de los Cantes Mineros de la mano de su padre y de toda su escuela: Chilares, El Pajarito, El Niño de San Roque etc.

    Marchó a Madrid para estudiar. En la capital conoció al cantaor sevillano Manuel Escacena al que transmitió sus conocimientos sobre los palos mineros, de hecho, el hispalense fue un perfecto dominador de los cantes de levante. En 1952 regresa a Cartagena para presenciar la Semana Santa. Asistimos al momento decisivo de su encuentro con Antono Piñana, padre. Se inicia una amistad entre ambos y el trasvase de la herencia de El Rojo El Alpargatero. A partir de entonces, el Rojo hijo se vincula al nacimiento del Festival del Cante de las Minas hasta su fallecimiento. Se le atribuye una tarantilla, término conflictivo.

    Antonio Grau aprovechó su primera estancia en Madrid para actuar en sus cafés cantantes. Marcha a París en 1907 e impresiona 14 cantes para la casa Pathé con el nombre de Rojo El Alpargatero, debido a la fama de su padre, recientemente fallecido. En dicho disco podemos encontrar malagueñas del Canario, tarantas, cartageneras, nuevas tarantas, murcianas. tangos, tientos, chuflas, etc. La influencia de Don Antonio Chacón es más que evidente

    Tras varios años fuera de España, donde pasó por la Rusia de Rasputín, volvió a Madrid e impresionó un disco en 1928 para la casa Gramófono, de clara comercialidad. Se alía con Ramón Montoya a la guitarra y algunos de los temas se interpretan con orquesta. Podemos encontrar en la obra caracoles, malagueñas, fandanguillos mineros, etc.

    Recibió, junto con Emilia Benito, los cantes mineros directamente de la fuente primigenia y fue un pozo de sabiduría que fue bien aprovechada por Antonio Piñana, padre, para difundir los Cantes de Levante.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia
© Fundación Integra
Aviso legal - Política privacidad

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)