municipios - poblaciones Inicio Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Correo

La agricultura

Cerámica Ibérica de Begastri

Cerámica Ibérica de Begastri

Cerámica prehistórica

Cerámica prehistórica


  Con la introducción en la Península Ibérica del torno rápido por los fenicios en el siglo VIII a.C. se produce un cambio trascendental en la fabricación de la cerámica indígena, lo que permite el desarrollo de una de las manifestaciones más características de la cultura ibérica. Además de su uso en el ámbito doméstico, como vajilla de mesa o para almacenamiento de productos, no debemos olvidar que las cerámicas también fueron soportes funerarios donde se depositaban las cenizas del difunto.

  Un fenómeno significativo en Begastri y puesto de relieve por sus investigadores es el hecho de que ciertos rasgos y manifestaciones de la cultura indígena permaneciera durante varias centurias, aún cuando la romanización había calado hondo entre los pobladores. La cerámica con decoración y pastas parecidas a la ibérica se siguió fabricando durante mucho tiempo e, incluso, perduró hasta el siglo IX, cuando este lugar ya estaba bajo dominio del Islam.

  Una característica importante de los pueblos ibéricos fue su cerámica. Se trata de piezas de buena factura, que tienen formas propias o imitan prototipos griegos desde muy temprana época. Sus características principales son: la pasta bícroma, en la que las caras externas e internas son de color claro, mientras que el interior es oscuro. La decoración se llevaba a cabo a pincel o peine utilizando óxidos férricos, que se reconoce por su color rojo. Los motivos recurrentes de la pintura ibérica son geométricos, líneas paralelas, semiesferas hechas a compás y volutas. Además, en un periodo posterior de su evolución se hicieron también figuras humanas de guerreros y danzantes, así como caballos y perros.

  Alfarería

  Con la introducción en la Península Ibérica del torno rápido por parte de los comerciantes fenicios, en el siglo VIII antes de Cristo, se produce un cambio tecnológico que resultaría trascendental en la fabricación de la cerámica en el mundo indígena. Las cerámicas dejan de modelarse a mano o con un torno lento, lo que permite el desarrollo de una de las manifestaciones más características de la cultura ibérica.

  La vajilla cerámica producida por los pueblos íberos era multifuncional. Además de su uso en el ámbito doméstico, como vajilla de mesa o para almacenamiento de productos, no debemos olvidar que las cerámicas también fueron soportes funerarios, donde se depositaban las cenizas de los difuntos. Un fenómeno significativo en Begastri, puesto de relieve por sus investigadores, es el hecho de que ciertos rasgos y manifestaciones de la cultura indígena permanecieran durante varias centurias, mucho después de que la romanización hubiera calado hondo entre los pobladores. La cerámica con decoración y pastas parecidas a la ibérica se siguió fabricando durante mucho tiempo e incluso perduró hasta el siglo IX, cuando este lugar ya estaba bajo dominio del Islam. Una característica importante de los pueblos ibéricos fue su cerámica. Se trata de piezas de buena factura, que tienen formas propias o imitan prototipos griegos desde muy temprana época.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia
© Fundación Integra
Aviso legal - Política privacidad

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)