municipios - poblaciones Inicio Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Correo

Las Nuevas Villas del Siglo XVII

Ayuntamiento de Mazarrón

Fachada del Ayuntamiento de Mazarrón
Región de Murcia Digital

Ayuntamiento de Totana

Ayuntamiento de Totana
Región de Murcia Digital


El proceso de la integración de las nuevas poblaciones de la Edad Moderna por el gobierno secular y eclesiástico fue sumamente accidentado, pues en este último ámbito, el eclesiástico, se hizo a través de ayudas de parroquias y de diputados o alcaldes pedáneos, dándose desde finales del siglo XVI o más propiamente ya en el XVII la transformación de los lugares en villas y de las ayudas en parroquias. Así, Mazarrón obtuvo el villazgo en 1572; Blanca, Abarán y demás poblaciones del valle santiaguista de Ricote y Alguazas, señorío eclesiástico, en 1588-1591; Fortuna en 1628, Huércal-Overa en 1668, Bullas en 1690; Fuente Álamo en 1700. Aún en el XVIII (1795) lo obtuvo Totana.

Pero ya anteriormente las nuevas aldeas o lugares recibieron una atención especial por parte de los concejos a los que pertenecían, mediante el nombramiento de alcaldes pedáneos o diputados. Al inicio del reinado de Felipe II (1555-1560) empezó el Concejo de Cartagena a nombrar alcaldes de Alumbres y Fuente Álamo; y también por la misma época (hacia 1555) comenzó el Ayuntamiento de Murcia a designar diputados de los lugares de su huerta: La Ñora, la Raya y la Puebla y el Barrio del Molino (1578), por ejemplo.

Esta singularidad de los lugares o aldeas se manifestó muy pronto en lo que se refiere a la fiscalidad, pues las averiguaciones o encuestas fiscales muestran su existencia, puesto que las ciudades procuran descargar en estas poblaciones la mayor parte de contribuciones que podían, lo que dió lugar muy pronto a las protestas de sus moradores. Esta situación y otros conflictos menores explican el carácter auxiliar de estos diputados y alcaldes, orientada sobre todo su actividad a asuntos de abastos alimenticios (aceite, pescado) y de contribuciones: acopios de sal, etc.

Por su parte, la monarquía advirtió posibles arbitrios fiscales en estos nuevos lugares: primero vendiendo escribanías con jurisdicción en dichas aldeas, después adaptando la recaudación fiscal a su existencia (es el caso del que podemos llamar famoso alcabalatorio de Fuente Álamo) y finalmente (en contadas ocasiones, es verdad) vendiéndoles el villazgo a los moradores, en contra de la voluntad de los concejos de la cabeza del territorio, que siempre consideraron a estos lugares anejos suyos o calles y se opusieron a su exención jurisdiccional.

MONTOJO MONTOJO, V. Cartagena en la época de Carlos V, Murcia: Academia Alfonso X el Sabio, 1987.

Vicente Montojo Montojo

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia
© Fundación Integra
Aviso legal - Política privacidad

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)