municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Consumo Correo

BUYLA

Historia y Patrimonio

Buyla

 Escudo de Blanca

  Buyla es conocida entre los blanqueños como Bulila y, de hecho, en el siglo XVI este paraje de Blanca queda registrado en documentos con este mismo topónimo. Tan solo en 1755 leemos en el Catastro de la Ensenada Bulela. Hoy día, Buyla forma parte del paisaje de Blanca, y más concretamente de su paisaje de huerta, cercano ya al trazado rural del pueblo. Buylla la forman casas que motean unas hectáreas de huertos y las nuevas urbanizaciones. Su Historia va unida a la de la villa de Blanca.

  Conocemos bien la Blanca medieval, que debió ser un ámbito poblado ya en el siglo XII, al amparo de su Castillo, una fortificación del siglo XII ocupada por la población musulmana de esta parte del valle ricoteño. En 1227 Ibn Hud utilizaría este hisn para liderar su revuelta contra el dominio almohade, situando tanto Ricote como Blanca dentro de su ámbito administrativo, que sólo duraría diez años.

  Tras la Reconquista de Murcia por la Corona castellana se produjo la firma del Tratado de Alcaraz. En 1243 la población musulmana del Valle, muy abundante en Blanca, se vería implicada en un proceso que pasaría por distintas crisis. Fueron continuas las revueltas de los mudéjares en la Península, siendo ciudadanos de segunda, obligados a una conversión que apenas aceptaban. Por otra parte Blanca, al igual que Ricote, quedaría bajo la administración de la Orden de Santiago a partir de 1285, momento de la coronación de Sancho IV,Buyla que pagaba así el favor de la Orden Militar de apoyar su candidatura al trono castellano. Blanca, como su vecina Ricote, no vería la extinción de la administración de esta Encomienda hasta 1851.

  Tras las revueltas del XIV y el XV hubo un momento de sosiego durante el reinado de Carlos V, pero Felipe II vería un continuo peligro en la existencia de musulmanes en el territorio español, máxime cuando la Corona se veía en lucha constante contra Turquía y sus aliados en el norte de África. En Blanca, incluso en 1591, momento en el que la aldea pasa a convertirse en villa por un privilegio concedido por Felipe II, y tras el pago de dos mil cuatrocientos ducados, la población de moriscos era la más relevante de todo el Valle de Ricote. Pese al intento de integrar a esta población en el nuevo ámbito social de cristianos viejos, los moriscos seguían siendo una sociedad aparte, a veces mal vista y poco tolerada, dedicada a las labores agrícolas. A pesar de los informes favorables a un mantenimiento de la situación, Felipe III decretó la expulsión de los moriscos, siendo más tardía la de los moriscos del Valle de Ricote, muy numerosos en Blanca, pero dándose al final en 1613. Blanca vivió la salida de más de dos millares de habitantes, quedando la villa con alrededor de trescientos.

Gastronomía

Tortas de Pascua    Todo el municipio de Blanca disfruta de una gastronomía rica, variada y típicamente mediterránea. Su fructífera huerta, regada por las aguas del Río Segura, le ha garantizado un gran surtido de verduras, hortalizas y frutas. Igualmente variadas han sido las carnes donde cerdo y cordero son los protagonistas de muchos de los platos más tradicionales.

    Los guisos también han sido elaboraciones muy frecuentes en la cocina de los días laborables, así se suceden un sinfín de preparaciones como el potaje de acelgas con garbanzos, las lentejas estofadas, el arroz y habichuelas o las alubias guisadas con un sencillo sofrito de cebolla, tomate y pimentón. Los asados, arroces y salsas quedan para los días de fiesta, aunque en estos, especialmente si se trata de fiestas populares en las que los vecinos se reúnen para compartir la comida, las populares migas son un plato muy recurrido. 

    Entre los platos de repostería podemos enumerar algunos de los más típicos como las toñas, los rollos de naranja, la torta de pringue, el rollo de vino o los tradicionales dulces navideños (cordiales, mantecados, tortas de pascua, etc.)

Economía

Flor del limonero    Las casas de Buyla son segundas residencias. Sus dueños no viven aquí sino en Blanca o en otras poblaciones vecinas. Por tanto, aunque la agricultura es la actividad económica principal que se desarrolla en el término de Buyla, no es la fuente de ingresos principal para sus propietarios. Estos tienen su actividad laboral fuera de Buyla.

    Las tierras están dedicadas al cultivo de cítricos y al de frutales de hueso. Después de los frutales de hueso, los agrios son el mayor cultivo de Blanca en número de hectáreas cultivadas. Son todos ellos cultivos de regadío. El 93% de las tierras de uso agrario en el municipio de Blanca son de regadío y este ha sido reconvertido, casi en su totalidad, a riego localizado. Casi el 60% de las explotaciones de cítricos de Blanca son cultivos de limoneros, los mandarinos suponen el 28% y los naranjos el 12% restante. Entre los frutales de hueso las plantaciones de melocotoneros son las mayoritarias siguiéndoles las de albaricoquero. Estas producciones van dirigidas a las empresas exportadoras de la zona o al consumo local.

Naturaleza

Entorno    El embalse de Blanca o, como también es conocido, Azud de Ojós, es el elemento más relevante en el entorno de Buylla. Es un Humedal de Importancia para las Aves Acuáticas y en el que la presencia de especies como la cerceta pardilla y la malvasía ha propiciado que sea declarado Zona de Especial Protección para las Aves. La profundidad del agua en el embalse es escasa y su temperatura elevada.

    La vegetación ribereña más abundante la componen las cañas (Arundo donax), los carrizos (Phragmites australis), las aneas (Typha sp.), los juncos (Juncus sp.) y los taráis. Los baladres, zarzamoras y madreselvas colonizan las áreas en las que desaguan barrancos y ramblas. En los huertos colindantes de Buylla sobresalen por encima de los cítricos y frutales algunos ejemplares de palmera datilera (Phoenix dactilifera), de almez (Celtis australis), de eucalipto (Eucaliptus sp.) y de algún pino aislado.

    Los animales que habitan en las aguas del azud o en sus alrededores son muy variados. Desde pequeños insectos, como las efímeras (Cloeon dipterum) -que constituyen la base de la alimentación de muchos peces-, los coleópteros o las libélulas, hasta aves como el ánade real (Anas plathyrhynchos), el pato cuchara (Anas clypeata), la cerceta común (Anas crecca), la garza real (Ardea cinerea) o la focha (Fulica atra), pasando por los peces como el barbo, la carpa o la anguila.

Fiestas

La Parocesión del Patrón    Buyla no tiene fiestas patronales propias. Al ser un barrio más de Blanca sus vecinos participan de las fiestas patronales dedicadas a San Roque, y del resto de celebraciones que suelen tener lugar en el municipio.

    También hay celebraciones en el mes de agosto, con encierros de toros, y las fiestas de Navidad, ya sea la despedida de ánimas o el día de epifanía, momentos en los que las cuadrillas de música folclórica recorren calles y casas.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia.com
© Fundación Integra

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)