municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Correo

Historia de Cieza

Panorámica del Cañón de los Almadenes

Panorámica del Cañón de los Almadenes

Escena de danza en la Cueva de Los Grajos

Escena de danza en la Cueva de Los Grajos

Arte rupestre en la Cueva de los Pucheros (Cieza)

Arte rupestre en la Cueva de los Pucheros (Cieza)

Cuencos del yacimiento de Bolbax

Cuencos del yacimiento de Bolbax


   El área geográfica en que se asienta el término municipal de Cieza ha sido testigo, desde tiempos prehistóricos, del desarrollo de diversas civilizaciones atraídas por las condiciones orográficas y la benignidad climática del área. Los vestigios de arte rupestre hallados en la zona constituyen un testimonio de gran importancia para conocer las creencias de los primeros pobladores del territorio ciezano. 

   Paleolítico

   La Cueva o Sima de la Serreta, en la margen izquierda del cañón de Almadenes, ocupa el límite de los términos municipales de Calasparra y Cieza. Cuenta con un legado arqueológico, que confirma la existencia de presencia humana en la zona desde el Paleolítico Inferior y Medio. Sin embargo, es en el Epipaleolítico (transición entre Paleolítico y Neolítico), hace unos 9.000 años a. C., cuando empieza a desarrollarse el poblamiento en esta zona. Los yacimientos arqueológicos más destacados en los que se han hallado restos del Epipaleolítico son la Cueva de la Serreta (Almadenes), la Cueva de la Barca (Cabezo del Asno) y el Barranco de los Grajos, este último de gran interés arqueológico, ya que supone la confirmación de la pervivencia de las tradiciones paleolíticas hasta el III milenio a. C.

   Neolítico

   La evolución cultural, los cambios climáticos y el incremento demográfico constituyen los principales detonantes del inicio del proceso de neolitización, por el que las sociedades prehistóricas pasan de ser eminentemente depredadoras a productoras, apareciendo la agricultura y la ganadaría, y produciéndose el proceso de sedentarización. Su cronología depende de la zona geográfica de la que hablemos, remontándose al VI milenio en la Península Ibérica.

   El Neolítico ciezano alcanza sus mayores exponentes en la Cueva de la Serreta y en los abrigos del Barranco de los Grajos. La primera, descubierta en 1972, cuenta con un importante legado compuesto por 50 representaciones de arte rupestre esquemático y seminaturalista; mientras los segundos constituyen un interesante ejemplo del estilo naturalista levantino, reflejado en su famosa escena de la danza de la fertilidad. La gran variedad de gestos en las figuras representadas le dan valor narrativo a la composición y la sitúan entre las más importantes de la Región de Murcia.

   Edad de los Metales

   El III milenio a. C. es la fecha de inicio de la Edad de Cobre. En ella las comunidades humanas comienzan a fabricar utensilios con esta aleación, a intensificar sus relaciones sociales y a abandonar definitivamente las cuevas, para establecer su hábitat al aire libre. Estamos ante el comienzo de los poblados. Los restos arqueológicos más importantes de esta época en Cieza han sido hallados en Los Realejos.

   Hacia el II milenio a. C. la superficie de los poblados se irá incrementando paralelamente a la complejidad de sus defensas, coincidiendo con el desarrollo de la cultura del Bronce. Los materiales hallados en Cieza pertenecientes a esta época se encuentran en su mayor parte vinculados con la cultura argárica (localizada en Murcia occidental y Almería), y también tienen una importante presencia los materiales procedentes de La Mancha y el Levante valenciano. Un ejemplo interesante de esta época es la necrópolis del Cabezo de las Beatas. Conviene destacar que es en la Edad del Bronce cuando el territorio ciezano comienza a cobrar relevancia como núcleo comunicador y articulador del espacio en las márgenes del río Segura.

   Cultura ibérica

   La cultura ibérica, cronológicamente enmarcada entre los siglos VII y I a. C., supone un desarrollo de los contactos comerciales y culturales del ámbito mediterráneo. Prueba de ello en Cieza son las cerámicas halladas en Bolvax y Rambla del Judío. Hacia el siglo VII a. C. los pobladores del territorio ciezano se establecen en la cumbre y laderas Sur y Sureste de un pequeño cerro en las inmediaciones del río Segura. Este asentamiento dio lugar a la formación del poblado de Bolvax, situado en el paso natural del Alto Segura hacia el Valle de Ricote, y uno de los yacimientos más interesantes de la Región de Murcia. En esta zona se ha hallado una estátera de Lesbos, de origen griego, que es la moneda más antigua de todo el Sureste español, así como materiales de origen fenicio y ático (Grecia). Se cree que en Bolbax pudo estar enclavada la ciudad ibérica a la que los romanos denominaron Siesa y que constituiría el origen del actual nombre de la ciudad.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia
© Fundación Integra
Aviso legal - Política privacidad

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)