municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Correo

Personajes

 Don Fernando Baltasar ArteagaDon Fernando Baltasar Arteaga

En la población de Sucina varias calles y un colegio público llevan el nombre de este presbítero que tanto significó para la pedanía, ya que a mediados del siglo XVIII consiguió elevar a parroquia la pequeña ermita construida en honor a la Virgen del Rosario.

Baltasar era hijo de Francisco Arteaga, Jurado de la ciudad, y Francisca Vela y Escamilla, ambos propietarios de diversos terrenos en Sucina y villas anejas. Entre los hijos del patrimonio, además de Baltasar, había otros dos presbíteros, uno de ellos párroco de San Juan Bautista de Murcia, y el otro párroco de San Francisco Javier.

Las noticias que tenemos del presbítero Arteaga nos llegan a través de documentos notariales y escrituras. Sabemos que el 20 de septiembre de 1738, tras quedar heredero de las propiedades de sus padres y hermanos, fundó en Sucina una capellanía, fundación en la que sus bienes quedan sujetos al cumplimiento de misas y obras pías.

Para esta capellanía se erigió una ermita en honor a la Virgen del Rosario, en la escritura don Baltasar explica que el pequeño edificio se ubicaba en la hacienda de la Perpleja, campo y jurisdicción de Murcia, "sita en la Cañada de Sucina". El objeto de este pequeño templo era servir como auxilio espiritual a los vecinos sucineros, ya que las parroquias más cercanas se encontraban en San Javier y Pacheco, algo lejanas para estos vecinos.

La hacienda en la que se estableció la ermita tenía 300 fanegas, pozo, casa, la propia ermita, y terrenos dedicados al cultivo de la oliva. Se conserva el documento que hace referencia a la relación de ornamentos, misas y uno de los condicionamientos de la capellanía que la convertía en colativa: todos sus sacerdotes debían residir en la hacienda.

En sus primeros años la ermita tuvo como capellanes a buena parte de los sobrinos clérigos de don Baltasar. Aunque hoy día pueden resultar chocantes estos detalles, durante siglos la iglesia tuvo que sustentarse a través de este tipo de donaciones privadas y patrimonios particulares.

El propósito de Baltasar Arteaga fue siempre el de convertir a la ermita del Rosario en parroquia de Sucina, cosa que logró en 1744 por autos que dieron comienzo el 6 de mayo. Don Baltasar se reservó para sí y sus sucesores el patronato de la parroquia, con asiento y preferencia en su capilla mayor, además de entierro en el templo.

En el testamento otorgado en 1750 por el presbítero Arteaga, se hace donación de ornamentos y vasos litúrgicos al templo. En este documento hay continuas referencias al orgullo que el sacerdote sintió siempre por lo que constituyó un proyecto vital.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia
© Fundación Integra
Aviso legal - Política privacidad

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)