municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Consumo Correo

La vida en el campo

Ámbito doméstico. Jarra [La Vida en el Campo]
Ámbito doméstico. Jarra
Tomás García

 

La vida campesina en el ámbito doméstico fue por lo general sencilla y normalmente disponían de los elementos imprescindibles para poder desarrollar su “día a día”.

Las familias más humildes vivían en pequeñas casas dentro del núcleo urbano o a las afueras, caracterizadas en su fachada exterior por una simple puerta y una ventana. En el interior de sus hogares el espacio era sencillo, comedor/cocina, habitación y una pequeña sala en el nivel superior. Disponían de escasos utensilios o muebles, con un ajuar formado por mesa, sillas y alguna alacena en la que disponer embutidos, frutas y otros productos.

Pero también existían en los núcleos rurales o en cortijos otros hogares con un mayor nivel económico. Estas viviendas presentaban en su fachada principal de una puerta y dos o tres ventanales; en su interior un pasillo daba paso a dos habitaciones, una a cada lado de la entrada, para llegar al comedor/cocina donde se ubicaba la chimenea, alguna que otra mesa con sillas y al fondo el patio. En el nivel superior la sala donde se depositaban embutidos, grano, etc. El ajuar de estos hogares reflejaba mayor comodidad económica que en el caso de un labrador o campesino, pero sin llegar a la altura de un terrateniente o propietario de fincas.

El patrimonio textil del hogar también dependía del poder económico de la familia y, dependiendo de ello, podrían aparecer toallas, juegos de cama, colchas, trapos de cocina, etc.

Al igual que en los elementos anteriores de la vivienda la gastronomía, los productos que se elaboraban y consumían en los hogares campesinos, quedaban supeditados a la bonanza económica de las familias. En los hogares de labradores y campesinos el sustento diario comenzaba con sémola o migas de harina para el almuerzo, continuando ya en el campo con una pequeña porción de pan y alguna naranja o higos secos de cara a sobrellevar la jornada laboral. Por norma general esta dieta se completaba con almendras, aceitunas, higos o frutas de las que siembre disponían en el hogar o cerca de él.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia.com
© Fundación Integra

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)