municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Correo

José María Munuera y Abadía

Fachada y torre de La Santa [Totana_Personajes_J. M.ª Munuera]
Fachada y torre de La Santa

José María Munuera y Abadía. Mazarrón (Murcia), 15 de enero de 1838 - Totana (Murcia), 2 de octubre de 1909.

Datos familiares

José María Munuera y Abadía, nació en Mazarrón el 15 de enero de 1838. Sus padres eran Felipe Munuera y Josefa Abadía. Fue bautizado tres días después de su nacimiento, recibiendo el nombre de José María Pablo Andrés. Su familia paterna era de Lorca y Mazarrón, mientras la materna era de Murcia y Algezares.

Contrajo matrimonio con María de los Ángeles Villar Zarza, natural de Villanueva de los Infantes (Ciudad Real). El matrimonio tuvo cinco hijos, cuatro varones y una mujer. La primogénita fue Ildelfonsa. Depues vendrían Felipe Inocencio Salvador Mariano de las Nieves, Pedro, Juan Antonio Pascual Santiago y José María.

Una vida dedicada a la enseñanza

La primera noticia que alude a José María Munuera y Abadía en Totana data de octubre de 1860. En tal fecha ya era profesor de instrucción primaria en dicha localidad. De hecho, en la reunión mantenida por el inspector con la junta municipal de instrucción primaria, se afirma que tras haber visitado las escuelas de la villa y su término, las han hallado '...en buen estado y muy particularmente la pública elemental del profesor don Juan José Arnao, sin que pueda formar juicio exacto de la otra, cuyo profesor es don José María Munuera, en razón del poco tiempo que se halla dicho profesor'.

Debió permanecer en Totana poco tiempo, dado que en mayo de 1861 fue designado maestro en propiedad, en la villa de Torre Pacheco. Su trabajo docente aquí se prolongó hasta los primeros meses de 1865. En mayo de ese año, según se desprende de otra visita de la junta de instrucción primaria, estaba ya en Totana. Permaneció en esta localidad hasta su muerte (1909).

En 1868 se dirigió al Ayuntamiento de Totana pidiendo una nueva ubicación para la escuela que regentaba. Consideraba que el emplazamiento de la Calle Silencio estaba 'apartado del barrio'.

En junio de 1876 solicitó a la corporación municipal ser sustituido del cargo de maestro por un tal don Luis Guerao Martínez. Alegó motivos de salud, pero esa propuesta no fraguó y Munuera siguió enseñando. Sin embargo, ya en mayo de 1877 debía estar alejado de la enseñanza, puesto que reclamaba el pago de un alquiler pendiente, en concepto de maestro sustituido.

José María Munuera y Abadía procurador

Portada reedición de su obra cumbre (1990) [Totana_Personajes_José María Munuera y Abadía]
Portada reedición de su obra cumbre (1990)

La primera referencia a su actividad como procurador es de mayo de 1889, y procede de un edicto del juzgado de Totana. Esta actividad judicial que desarrolló desde finales del siglo XIX hasta su muerte (1909), debió de estar motivada por el aumento de pleitos que derivados de la minería en Mazarrón llegaban al juzgado de Totana. No hay que olvidar que, en aquellos años, Totana era cabecera del partido judicial.

A pesar de esta nueva ocupación no debió de perder totalmente la relación con la enseñanza, en tanto que en 1905 aparecía como vocal de la Junta Local de Instrucción Primaria.

En su partida de defunción, José María Munuera es llamado procurador. En concreto, falleció el 2 de octubre de 1909, a los setenta y un años, en la vivienda familiar de la Calle Santiago de Totana. La causa fue una bronconeumonía. Siete días mas tarde, el 9 de octubre de ese mismo año, moría, a los setenta y cuatro años de edad, su esposa María de los Ángeles Villar Zarza.

Intelectual y comprometido

Munuera Abadía, fue persona de gran perspectiva e inquietudes que se reflejan en su densa producción. Ésta se circunscribe a temas de carácter local, expresando el deseo de recuperar y dar a conocer la historia e identidad de Totana.

Igualmente es de destacar su compromiso social, latente en algunos de sus escritos y actuaciones. En un texto de 1888 denunció la religiosidad externa y no comprometida.

También sus acciones dieron muestra de su conducta solidaria. Es el caso de su vinculación al totanero Hospital de la Purísima, con el que colaboró recaudando fondos para atender el asilo de ancianos.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia
© Fundación Integra
Aviso legal - Política privacidad

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)