municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Consumo Correo

LAS VENTANAS

Historia y Patrimonio

Escudo de RicoteLas Ventanas Las residencias más antiguas de Las Ventanas son un par de casas con cuadras, muretes de mampostería y cámaras altas para el grano. Casas típicas decimonónicas, hoy reformadas, cuyos constructores debieron ser los humildes habitantes de la aldea, dedicados a las faenas agrícolas en las tierras de secano del entorno.

  No existen datos históricos referidos a esta localidad. Debemos remitirnos a la Historia de Ricote para aventurar la realidad de este municipio. El período medieval es uno de los más conocidos de Ricote, además de ser el que aporta la mayor información sobre la villa. Durante la dominación musulmana se construye la fortaleza y Castillo de Ricote, ya en pie en el siglo IX. En ella se protagoniza una de las insurrecciones contra el dominio omeya del Sharq al-Ándalus. Y desde Ricote partiría más tarde, en 1227, la revuelta de Ibn Hud contra los almohades, llegando a asumir este carismático líder la administración de Murcia por un período de diez años.

  El Tratado de Alcaraz de 1243 fue imponiendo la nueva administración de la Corona castellana sobre los territorios conquistados, y en 1284 el Rey Sancho entregaba Rikut a la Orden de Santiago. A pesar de la Reconquista cristiana, la comunidad mudéjar fue muy relevante en el lugar. Los moriscos optaron por la conversión, conservando parte de sus tradiciones y manteniéndose en una comunidad apartada de los cristianos viejos. La comunidad morisca fue expulsada finalmente, aunque en el caso del Valle de Ricote esta expulsión se pospondría hasta el año 1614.

  Durante los siglos XVII y XVIII cambió sustancialmente la situación de Ricote. La familia Llamas compró buena parte de las tierras de labor, que se pusieron en subasta con el objetivo de repoblar la zona. Dada esta situación, la Orden de Santiago se limitaba a recibir un peculio de la familia, que se había convertido en gran arrendadora. La situación sólo cambiaría de manera radical en el siglo XIX, cuando el proceso desamortizador del Estado pondría una buena parte de las numerosas propiedades eclesiales a la venta para nuevos compradores. Durante el siglo XX Ricote es un municipio dedicado a las labores agrícolas y al cultivo del esparto, una de las industrias florecientes de Murcia, además de la vid, el olivo y cereal, quedando los cultivos hortofrutícolas en las áreas del valle, sin ser muy relevantes hasta mediados de siglo.

Economía

Almendros    El 90% de la tierra destinada a usos agrícolas en Ricote es de secano, toda ella destinada a cultivos leñosos. Las Ventanas, donde la agricultura es la actividad económica principal, es un ejemplo de esa situación. Los cultivos fundamentales son el almendro y la vid, también algo de olivo, pero es minoritario. Las condiciones de suelo y clima de la zona no permiten cultivos alternativos.

    El almendro es un cultivo que, en secano, tiene una baja rentabilidad y que se enfrenta a numerosos problemas que conducen a muchos agricultores al abandono de sus tierras. Los viñedos de Ricote son, en su mayoría, de uva Monastrell y su producción dedicada a la elaboración de vino con Denominación de Origen Bullas. Las plantaciones están sometidas, por tanto, a muchos controles de calidad. Una iniciativa dirigida a reactivar estas economías tan deprimidas es la de reconvertir estos cultivos de secano en cultivos ecológicos.

    Las Ventanas se abre paso en el sector del turismo rural. El agroturismo aparece en estos lugares como una iniciativa empresarial que puede complementar la economía familiar de los habitantes de las zonas rurales y que, por sí sola, no es suficiente para la subsistencia en estos parajes donde la escasez de lluvias limita mucho los cultivos y la producción.

Naturaleza

Cultivo entre lomas    Las Ventanas ocupa un territorio más bien plano ya que linda por el oeste con el Cagitán. Los relieves importantes quedan al norte, donde se ubica el extremo occidental de la Sierra del oro y el tramo inicial de la Rambla del Cárcabo. Estos dos paisajes, el llano y el montañoso, se unen en Las Ventanas ofreciendo un espectacular contraste.

    La vegetación arbórea es la dominante en la montaña con los pinares de pino carrasco, bajo el cual se desarrollan los lastonares de Brachypodium retusum, los carrascales, el sotobosque de coscoja, lentisco, espino negro, romerales, tomillares, etc. Estas masas vegetales contrastan con las formadas en el llano por los almendros, los viñedos y los olivos.

    La fauna natural es muy diversa, podemos encontrar liebres, conejos, zorros, jabalís, perdices, tórtolas, chorlitos, jilgueros, abejarrucos, gorriones, etc. Sobre todas destaca la presencia de aves rapaces en la sierra entre las que figuran el halcón peregrino, el águila perdicera, el águila culebrera o el búho real.

Gastronomía

Rollos de vino    Los usos culinarios en zonas como ésta, en pleno ámbito rural, están caracterizados por el empleo de los, a veces, escasos recursos naturales que ofrece este medio. Las cocinas familiares se han surtido tradicionalmente con los vegetales cultivados en sus huertos, con los animales de corral criados en las casas que proporcionaban carne, leche y huevos, y con la caza. Con todos estos ingredientes se logran preparaciones gustosas y, a la par, sencillas en su elaboración.

    Los ejemplos de esta cocina son muy variados, desde los guisos más populares, como potajes y estofados, hasta los asados de carnes de caza o las algo más elaboradas salsas. Los sofritos con el uso de aceite de oliva, de ajo, de cebolla, de tomate (ingredientes comunes a toda la gastronomía mediterránea), son frecuentes en muchas recetas así como el uso de las hierbas aromáticas. Otro denominador común son los alimentos no perecederos como las legumbres, el arroz o las conservas vegetales.

    Como platos típicos podemos nombrar las migas con tropezones o migas ruleras, la perdiz en escabeche, los michirones, los embutidos de cerdo o los arroces con conejo o con alubias. Y entre la gran variedad de postres los Rollos de vino blanco, las almendras garrapiñadas o los tradicionales mantecados son algunos ejemplos.

Fiestas

Trono de San Sebastian    Los escasos habitantes de Las Ventanas suelen celebrar en Ricote las fiestas patronales, festejadas en el mes de enero junto a los vecinos del pueblo y aledaños.

    El patrón San Sebastián es homenajeado a través de varios actos religiosos, como horas santas y el novenario. Los vecinos disfrutan, además, de numerosos actos lúdicos que van de las carreras de cintas y juegos tradicionales, a las charamitas y charangas y las modernas discotecas móviles. No faltan tampoco los apuntes gastronómicos con chocolatadas para todos.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia.com
© Fundación Integra

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)