municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Consumo Correo

COLLADO DE LOS GABRIELES

Historia y Patrimonio


  Collado de Los Gabrieles es una aldea en la que quedan casonas convertidas en bodegas o antiguas almazaras, reconvertidas en pintorescos lugares típicos del turismo rural. Antiguas arquitecturas que podrían remontarse al siglo XIX, siendo casonas con espacios para establos, propias de la población rural dedicada al agro.

  No hay datos históricos específicos sobre el lugar, de escasa población. Es fácil entender que la vida apacible de estos lares no proyectó ningún desarrollo más allá de los campos cultivados de secano que, a principios del XX, se fueron convirtiendo en cultivos de vides destinadas a la producción de vino, tanto en Jumilla como en la vecina Alicante.

  Los Gabrieles participa de la Historia de Abanilla. En la Edad Media comenzaría una íntima relación con el municipio vecino de Orihuela, con el que llegó a unirse hasta que, tras la reconquista cristiana del siglo XIII, comenzó una nueva andadura, primero como señorío cedido a Guillén de Rocafull en 1281 y luego pasando a manos de la Orden de Calatrava, ya en el siglo XV.

  Abanilla sufrió varias crisis durante la Edad Moderna. Éstas mermaron su capacidad de crecimiento. Afectaron al municipio las decisiones arbitrarias y feudales de la Orden de Calatrava y también ciertos episodios históricos comunes a toda la Península, como la expulsión de los moriscos en 1613, hecho este último que supuso una gran merma en su desarrollo, ya que el agro y las actividades a él asociadas se vieron perjudicadas.

  Es muy posible que el topónimo de Los Gabrieles surgiera durante las nuevas repoblaciones, que se dieron en toda Murcia a partir del siglo XVI, siendo común que las familias castellanas o aragonesas dieran a sus caseríos y tierras el nombre o patronímico de los cabeza de familia. Y, al contrario de lo que algunas fuentes manifiestan en Los Gabrieles, siempre se ha hablado castellano, ya que el flujo de vecinos alicantinos no determinó, como en otras poblaciones de Abanilla, la adopción de una segunda lengua.

  Hasta mediados del XIX Abanilla no pudo librarse del control de la Orden Militar de Calatrava, las desamortizaciones del Estado colaboraron con el proceso que daría a muchos pueblos su independencia. Para Collado de los Gabrieles la cercanía del caserío de Casa de los Frailes, habitado en tiempos por una comunidad de franciscanos, fue importante, ya que era la referencia de esta pequeña aldea a la hora de realizar sus fiestas o acudir a misa. Pero la desamortización liquidó también a la comunidad franciscana, y Los Gabrieles tuvo en su vecina Cañada del Trigo, ya en Jumilla, su punto de referencia en cuanto a servicios y festividades.

Economía

Bodegas de los GabrielesLas condiciones climáticas de la comarca, como son la temperatura media anual, la escasez de precipitaciones y el número de horas de sol al año, así como las características del suelo, calizo y pobre en materia orgánica, hacen propicio el cultivo de la vid, y en este pequeño caserío, al norte del municipio de Abanilla limitando con el de Jumilla, la actividad vitivinícola es el motor de la economía. Aquí se encuentran algunas de las 1.500 Has. de vid cultivadas en Abanilla. En esta pedanía hay establecida una cooperativa de vinos y algunas bodegas.

El vino se elabora en bodegas artesanales y la uva que ellos no pueden transformar la venden en los pueblos vecinos. Estos vinos tienen una graduación que oscila entre los 12º para los tintos y los 11º para los rosados.

Fiestas

Collado de los GabrielesLos Gabrieles no tiene fiestas locales propias, tampoco ha tenido nunca ermita ni santo patrón aunque, durante muchos años, los escasos vecinos de la aldea se trasladaban a Casa de los Frailes, donde celebraban con sus vecinos unas pequeñas fiestas en honor de la Virgen de los Remedios.

Con el tiempo, ante el aumento de población de Cañada del Trigo, Los Gabrieles pasaron a celebrar las fiestas locales de este pueblo jumillano que queda a muy pocos kilómetros del caserío gabrielino.

Datos Generales

Escudo de Abanilla

Código Postal: 30648

Origen: Siglo XIX

Altura media: 585 m.

Habitantes: 55

Superficie: 3 Km2

Consultorio Médio:

Domicilio: Cañada La Leña - 30648 Cañada de La Leña, Abanilla

Teléfono de urgencias: 061

Urgencias: Punto de Atención Continuada (PAC) del Centro de Salud de Abanilla

Gastronomía

AlmojábanasCollado de los Gabrieles se encuentra en unas tierras en las que, durante los tiempos en los que se asentaron los primeros pobladores, el trigo se cultivó con gran éxito, dando estos campos cosechas muy abundantes. De ahí que el trigo y sus derivados sean elementos casi omnipresentes en numerosos platos de su gastronomía. También fue zona de pastoreo y caza, esto se refleja igualmente en esta cocina.

Los antiguos guisos de trigo, las populares gachasmigas y los arroces se unen a platos mucho más intensos como son las preparaciones con carnes de caza como el jabalí o las perdices. Precisamente en los platos de caza interviene de manera muy significativa el vino. En estas recetas el vino es un elemento indispensable ya que facilita la cocción de las carnes de estos animales que son mucho más duras que las de corral.

Los dulces ocupan, igualmente, su lugar en esta cocina tradicional, sus pasteles de almendra y miel, las almojábanas o el pan de higo son una pequeña muestra.

Naturaleza

Pinos CentenariosCollado de los Gabrieles está ubicado en la llamada zona de Carche, denominada así por su proximidad a la sierra del mismo nombre. En las tierras que rodean a este núcleo de población los cultivos de vid son los que pueblan el paisaje, pero, si nos adentramos en la cercana Sierra del Carche, considerada Espacio Natural Protegido, encontramos especies de flora y fauna muy destacables.

En estos suelos calizos, con margas y dolomías, prolifera una vegetación que se distingue por la presencia de tomillares, roquedos, esparto, lavanda, espliego o coníferas como Pinus halepensis y Pinus nigra. Aquí se puede encontrar, así mismo, una especie muy poco abundante en la región como es la gayuba o uva de oso, un arbusto rastrero que produce unas pequeñas bayas de color rojo comestibles, pero insípidas, cuyas hojas son empleadas en infusión como astringente o desinfectante.

La fauna más interesante son las aves rapaces como el búho real, el águila real, el halcón peregrino o las águilas culebrera y calzada, y mamíferos como el gato montés, los zorros y jabalíes.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia.com
© Fundación Integra

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)