municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Correo

Historia de Caravaca de la Cruz

Ermita de la Encarnación (Caravaca de la Cruz) [Caravaca de la Cruz]
Ermita de la Encarnación (Caravaca de la Cruz)


  La presencia romana

   Con la victoria de Roma sobre Cartago en la II Guerra Púnica se inicia la romanización de la Península Ibérica, que llega también a Caravaca. Los asentamientos romanos coinciden con los íberos anteriores y han quedado restos de dicha estancia, especialmente en lo que se refiere a las 'villae' o villas de tipo agrícola del siglo I a. C., de las que se han hallado baños y termas en El Emplame. Igualmente son numerosos los vestigios de La Encarnación y el puente romano de El Piscalejo. El mayor interés del Santuario de la Encarnación se centra en dos estructuras de templos clásicos, que en el siglo II a.C. ya coronaban el cerro. También se han encontrado canteras de piedra, cercanas y explotadas para la construcción de los templos, lo que lo convierten en el santuario romano tardo-republicano más importante y mejor documentado del Occidente mediterráneo.

   Ya se advierte en los siglos III y IV d. C. las primeras muestras de cristianización del territorio, patentes en monedas, lucernas y cerámicas con simbología cristiana. Sin embargo, durante los siglos del Bajo Imperio y la posterior dominación visigoda, con las escaramuzas entre éstos y los bizantinos, Caravaca es ocultada por el silencio de la Historia hasta varios siglos después.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia
© Fundación Integra
Aviso legal - Política privacidad

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)