municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Consumo Correo

Historia de Los Alcázares

Alfonso XIII, en el aeródromo de Los Alcázares

Alfonso XIII, en el aeródromo de Los Alcázares

Barraca huertana en Los Alcázares. Años 30'

Barraca huertana en Los Alcázares. Años 30'

José María Fontes Alemán

José María Fontes Alemán
Ayuntamiento de Los Alcázares

Balneario de la Encarnación (Los Alcázares)

Balneario de la Encarnación (Los Alcázares)

Año 1929: Los Alcázares. El Dornier16 antes de despegar rumbo a Nueva York
Año 1929: Los Alcázares. El Dornier16 antes de despegar rumbo a Nueva York

   Los Alcázares: foco de atracción

   Hacia el siglo XIX, Los Alcázares alcanza la condición de residencia nobiliaria durante el período estival. Paralelamente se desarrolla un éxodo de población procedente de la Huerta murciana, cuyo objeto es practicar el 'novenario' (nueve baños al menos), en forma de abluciones marinas, siguiendo una costumbre ancestral. Con el transcurrir del siglo, la confluencia de ambos flujos de visitantes provocará conflictos, especialmente entre las familias residentes, que ven invadidos sus terrenos y parcelas privadas por las barracas de los huertanos.

   Una de estas familias fueron los Fontes, ya que el núcleo central de Los Alcázares en esta época se encontraba sobre los terrenos que fueron de la finca 'La Cerca', propiedad del Marqués de Ordoño, José María Fontes Alemán. Este gran amante del Mar Menor construyó un mercado, urbanizó parcelas y, entre finales del siglo XIX y principios del XX, ofreció numerosas parcelas a gente trabajadora, por el sistema de censo enfitéutico, que suponía el pago anual y a largo plazo, para que los agricultores y pescadores de la comarca pudieran adquirir propiedades, donde sus familias se habían asentado durante generaciones.

   En 1898 se construye la ermita de la Asunción, luego parroquia. El siglo XX despunta en Los Alcázares, vinculado a la conflictividad derivada de la dependencia jurisdiccional con las diputaciones de San Javier y Torre Pacheco; y la fiebre minera, que irrumpe en las explotaciones de la sierra cartagenero-unionense, a finales de la centuria anterior.

   Balneario de la Encarnación y Base Aérea

   Entre 1901 y 1902 don Alfonso Carrión Belmonte construye en Los Alcázares el Balneario de la Encarnación, magnífica obra de mampostería en primera línea de playa, que supondrá el punto de arranque de un proceso turístico, cuyo desarrollo ha ido acrecentándose hasta nuestros días. En 1904 se edita un folleto propagandístico de este balneario, constituyendo un hito de promoción turística en la época. La actividad turística se potenció hasta el punto de que el número de visitantes en verano llegaba a superar a los residentes, que se reducían a unos sesenta vecinos durante el resto del año.

   El desarrollo demográfico y económico de Los Alcázares en la primera mitad del siglo XX estuvo determinado por este desarrollo turístico, pero también por la implantación en 1915 de la Base Militar Aérea, ya que se convirtió en lugar de destino de numerosos militares, además de constituir el primer aeródromo marítimo de España y cuarto de la Aeronáutica Militar española (tras los de Cuatro Vientos, Alcalá de Henares y Guadalajara). La construcción del aeródromo fue fundamental para el desarrollo económico y social de la localidad. En la década de los años 20', la Base Aérea vive su época de mayor esplendor, con las visitas de ilustres personajes como Alfonso XIII, el infante de Orleáns y Ramón Franco. 

   El notorio aumento demográfico propiciado por la instalación de la Base Aérea, se vio incrementado aún más en 1936, cuando la insurrección militar desencadena el traslado de personal y equipamiento de la extinguida Base de Cuatro Vientos a la Base de Los Alcázares. Esta llegada de contingentes poblacionales al enclave militar hizo necesario habilitar nuevos alojamientos y servicios sociales, para hacer frente a las demandas de los nuevos residentes. Con este motivo se constituye un Ayuntamiento bajo los auspicios del mando militar aéreo, que ostentaba el comandante de la base, Ortiz. El alcalde de esta primera experiencia municipal fue Don Antonio Menarguez Costa. Este Ayuntamiento estaría funcionando hasta el final de la Guerra Civil.

   El camino hacia el establecimiento de Los Alcázares como municipio

   En la década de los años 40', Los Alcázares consigue la calificación de Entidad Local Menor, así como la constitución de la primera Junta Vecinal. Sin embargo, continúa anhelando su independencia de los Ayuntamientos de San Javier y de Torre Pacheco. En la década de los cincuenta se produce una vía alternativa a esta situación: la creación de un municipio independiente. Sin embargo, no será hasta 1972, cuando la creación de la Asociación Cabezas de Familia de Los Alcázares impulse la codiciada independencia, iniciando en 1977 gestiones ante la autoridad gubernamental.

   En agosto de 1977 surge un movimiento popular, escudado bajo las siglas G.I.A. (Grupo Independentista Alcazareño), y en 1978 se constituye la Comisión Gestora Pro-Ayuntamiento de Los Alcázares, para la que es elegido presidente Don Manuel Menarguez Albaladejo, hijo del que fuera primer alcalde en 1936. Después de recorrer un largo camino, el Consejo de Estado, por resolución de fecha 14 de julio de 1983, informa favorablemente el expediente de segregación, creándose el Ayuntamiento de Los Alcázares el 13 de Octubre de ese año, por el Decreto 77/1983, que crea el Municipio, mediante la segregación de parte de los términos de los municipios de San Javier y Torre Pacheco.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia.com
© Fundación Integra

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)