municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Consumo Correo

LA LOMA

Historia y Patrimonio

  La Loma queda al oeste de Las Torres de Cotillas y su Historia, de aldea agrícola, siempre ha estado ligada al devenir del pueblo principal. Pero un dato documentado en el último tercio del XX aportó una nueva visión a la realidad histórica y arqueológica de Las Torres de Cotillas, La Loma y el área geográfica de la Vega Media.

Iglesia  En algunos puntos del entorno de La Loma se encontraron restos arqueológicos de época romana, siendo los más relevantes aquellos que se catalogaron como termas o baños, restos que están sepultados bajo construcciones.

  Los restos han sido fechados en los siglos I-II d.C. La altura media de sedimento natural sobre los niveles arqueológicos superaría el metro de espesor, factor que explicaría la escasez de materiales arqueológicos que encontramos en superficie. Las estructuras encontradas correspondían a un sistema de baños, ya fueran públicos o privados.

  No muy alejadas de estas termas se encontrarían restos pertenecientes a una necrópolis. Los materiales en superficie fueron escasos y muy fragmentarios. La casi totalidad de los hallazgos significativos del yacimiento se produjeron de forma fortuita por los vecinos del lugar.

  La Historia documental nos permite saber que durante la dominación musulmana Cotillas formó parte de una geografía conocida como Alwaza Al Kotija y Benahendin, vinculándose Cotillas a la población de Alguazas, vínculo que se prolongaría hasta la Edad Moderna, siendo sucesivos los donadíos que la harían ser administrada por distintos señores, siendo fundada en 1318 como señorío. En 1450 sufre una incursión morisca y es repoblada la villa en 1454. Así la población se mantendrá en el poblamiento de Qutiyyas 'la Antigua' hasta fines de los siglos XVII y XVIII, que es el siglo en el que el pueblo se traslada al paraje de Las Torres de Fuentes, creciendo en años sucesivos.

  Pero el crecimiento más importante del pueblo se produce ya en el siglo XIX, sobre todo a raíz de la construcción de su iglesia parroquial, alrededor de la cual se extiende su pequeña trama urbana. La liberación del pueblo de buena parte de los privilegios que el marqués de Corvera disfrutaba, en torno a 1850, vino a suponer también el mayor despegue económico y social de la población. La Loma fue una aldea agrícola dedicada al regadío, que a finales del XX vio mejoradas sus condiciones de vida, especialmente tras la instalación de fábricas conserveras. En 1974 los propios vecinos costearon su pequeña iglesia, dedicada a San Joaquín, con una pequeña plaza ajardinada que aún disfrutan.

Naturaleza

HuertosLa Loma queda geográficamente en una zona llana de la conocida como Vega Media de Murcia. A unos sesenta metros sobre el nivel del mar, esta localidad no tiene ningún relieve geográfico destacado y sus tierras han sido secularmente roturadas para la labor, si bien hoy día industrias e infraestructuras viarias y públicas han reducido los únicos espacios naturales vírgenes: las huertas.

Estos terrenos de tierras calizas y arcillosas han tenido cerca dos cursos de agua muy relevantes en toda la Vega Medía, los ríos Segura y Mula. Además de las acequias se ha recurrido tradicionalmente a brazales, landronas, azarbes y meranchones para distribuir los canales de agua para riego.

La flora de La Loma se ha basado principalmente en sus árboles frutales y hortalizas. Limoneros, melocotoneros, albaricoqueros y algunos granados han sido los árboles más cultivados, y entre las hortalizas caben destacar tomates, berenjenas, acelgas, alcachofas y pimientos. La fauna de la localidad no es muy relevante, como casi toda área urbana no existen especies silvestres destacadas, excepto las esporádicas visitas de alguna abubilla o algún petirrojo. Por lo demás, gatos comunes, ratones, gorriones, mirlos, palomas, culebrillas ciegas y de campo, así como todo tipo de pequeños reptiles como lagartijas y salmanquesas forman parte de la fauna de esta pequeña población.

Economía

ConserveraLa Loma se dedicó tradicionalmente al cultivo de sus huertos de regadío, aunque también, desde los años sesenta contó con alguna fábrica conservera que aún continúa su actividad en la pedanía. La cercanía de importantes vías de comunicación siempre favoreció la apertura de pequeñas empresas o fábricas en el lugar.

El sector servicios ha desplazado a la agricultura, en franco retroceso, hoy día los cultivos se limitan a las explotaciones familiares. La Loma es un ámbito residencial de importancia en el contexto del municipio torreño, son muchos los vecinos que se trasladan a la aldea para formar su hogar. Como atractivos cuentan con el espacio huertano clásico, con muchos zonas verdes y cultivadas, y con la cercanía del principal núcleo poblacional de Las Torres.

Datos Generales

Escudo de Las Torres de Cotillas

Código Postal: 30565
Origen: Siglo XIX
Altura media: n/d
Habitantes: 172
Superficie: n/d

Centro de Salud:

Avda. de los Reyes Católicos, s/n

30565 Las Torres de Cotillas

Tlf: 968 626 146 Fax: 968 807 417

Gastronomía

PistoLa agricultura de la Vega Media ha abundado en hortalizas, verduras y frutas, si bien hasta que no ha habido prácticas agrícolas intensivas, estos productos sólo se podían disfrutar en sus temporadas correspondientes.

Tomates, berenjenas, judías verdes, alcachofas, acelgas, pimientos, melocotones, olivas, limones, naranjas y albaricoques son algunos de los productos de huerta consumidos.

Fritos de tomate con verduras, ollas gitanas, pistos, guisos con verduras cocidas, y arroces con arreglos varios y verduras, además de distintas frutas en conserva, especialmente las de melocotón, son algunos de los ejemplos de este protagonismo de la huerta en la cocina de la Vega Media.

Tradicionalmente las carnes consumidas en la zona eran cordero, conejo y cerdo, con abundancia de embutidos preparados con este último.

Fiestas

ErmitaLos vecinos de La Loma celebran unas pequeñas fiestas patronales, dedicadas a San Joaquín, en el mes de julio. La Loma disfruta de una ermita dedicada al santo desde 1974, momento en el que Ginés Fernández Fernández, conocido como El Gordo, cedió los terrenos para la construcción de la misma, obras que se llevaron a cabo con la aportación de todos los habitantes de la aldea.

Las fiestas son época de celebraciones y concursos que se realizan estos días de fiesta, así como de una tradicional matanza que permite a todos los vecinos disfrutar de una comida de fraternidad.

El día grande del patrón se realiza en la ermita una ofrenda floral con una liturgia. Tras la celebración de la iglesia parte la procesión que recorre las principales calles del pueblo con una banda de música y las autoridades locales. Esta noche termina con un castillo de fuegos artificiales

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia.com
© Fundación Integra

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)