municipios - poblaciones Inicio Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Correo

Época Romana

Villa romana de Villaricos
Villa romana de Villaricos
 
Detalle de un mosaico de Villaricos
Detalle de un mosaico de Villaricos


   La Segunda Guerra Púnica

   La llegada de los romanos a la Península Ibérica se produce en el contexto histórico de la Segunda Guerra Púnica. Desde el inicio del enfrentamiento, tras la toma de Sagunto por Aníbal en el 218 a.C., la iniciativa militar de la guerra la llevó siempre el ejercito púnico que, incluso, infringió una serie de aplastantes derrotas a los romanos en Cannas y Trasimeno, que lo llevó a las puertas de Roma.

   En esta situación crítica, el Senado Romano decidió cambiar de política; emprendiendo una táctica dilatoria en Italia, los romanos, liderados por Publio Cornelio Escipión, atacaron la principal base de operaciones púnica, la Península Ibérica. Tomaron en primer lugar Tarraco (Tarragona), logrando pasar poco después el río Ebro y consiguiendo paralizar el envío de refuerzos a Italia. Progresivamente fueron ocupando otras ciudades, como Sagunto y Carthago Nova, principal base púnica, que cayó en 209 a.C. A partir de este momento fueron conquistando otros importantes enclaves púnicos como Baecula (Bailén) o Gades (Cádiz), completándose en el 207 a. C. la expulsión de los cartagineses de la Península Ibérica.

   A partir de este momento Roma tuvo el camino libre para consolidar no sólo los territorios que habían ocupado durante la Segunda Guerra Púnica, sino para extender su control sobre un vasto territorio rico en recursos minerales (hierro, plata, mercurio, estaño, cobre) y agropecuarios.

   La conquista de la Península Ibérica no fue un proceso fácil, ya que se prolongó más de dos siglos. Aunque los territorios del sureste se incorporaron rápidamente al mundo romano, en muchos casos mediante pactos de amistad, el resto ofreció mucha más resistencia. Durante los siglos II a.C. y el I a.C., Carthago Nova fue la ciudad que aseguró el abastecimiento del ejército romano y que sirvió de fuente de financiación militar.

   Gracias al papel jugado en la conquista romana de la Península, esta ciudad portuaria recibió continuas corrientes inmigratorias procedentes de Italia, grupos atraídos por la riqueza de estas tierras, por la explotación de sus recursos, que ya desde inicios del siglo II a.C. se asentaron a lo largo y ancho del sudeste peninsular, iniciándose un proceso de aculturación que tendrá como resultado final la generalización de una cultura común, la romana que, en parte, asimiló y adoptó como propias la identidad cultural ibérica.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia
© Fundación Integra
Aviso legal - Política privacidad

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)