municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Consumo Correo

Federico Balart

Busto del poeta [Pliego_Federico Balart]
Busto del poeta
 
Calle dedicada a Balart [Pliego_Federico Balart]
Calle dedicada a Balart

    Federico Balart. Pliego (Murcia), 1831-Madrid, 1905.

    Educación en Pliego

    Federico Balart nació un 22 de octubre de 1831, en Pliego (Murcia). La infancia del poeta murciano se desarrolló con normalidad en su pueblo natal. Cursó los estudios medios y aprovechó la biblioteca familiar para cimentar su vasta cultura.

    A la edad de diecinueve años marchó a Madrid, donde compaginó trabajo, estudio y su vocación: la escritura.

    En Madrid comenzó su carrera como crítico literario

    En la capital española se puede decir que comenzó su carrera de escritor. Mientras cursa los estudios de Derecho hizo sus pinitos en la literatura. Publicó sus primeras críticas literarias hacia 1861 en la prensa local. Primero fue el periódico Verdad donde, firmando con el pseudónimo de 'Nadie', realizaba certeras e ingeniosas críticas a las publicaciones y espectáculos de la época. Pronto pasó a escribir en un periódico más serio e importante, La Democracia. En este diario adoptó el sobrenombre de 'Cualquiera'.

    Su vida política, una subida fulgurante

    Era costumbre en la época ocultar la propia identidad bajo un seudónimo. Tanto es así, que en algunos autores prevaleció el sobrenombre antes que el verdadero nombre, como por ejemplo pasó con Azorín.

    En su caso el hecho de ocultar la identidad, podría estar justificado por la carrera que paralelamente desarrollaba en política. Destacaba por su brillantez, su honradez y rectitud. Llegó a alcanzar los puestos de diputado y senador. En 1870 fue nombrado subsecretario del Ministerio de la Gobernación y posteriormente Consejero de Estado. Esta meteórica carrera para un hombre llegado desde un pueblecito de provincias es realmente meritoria. Al retirarse de la política ocupa el cargo de contable en el Banco de España.

    La tragedia lo arrastró definitivamente a su gran pasión: la literatura

    No obstante, su vocación y sus inclinaciones eran otras. El triunfo en la esfera política no le llenaba suficientemente, si conllevaba renunciar a su gran pasión literaria.

    Abandonó la política y se encerró en sí mismo. Desapareció de la vida pública y poco se supo de él durante doce años. Federico Balart, permaneció en silencio, barruntando las que serían sus obras literarias posteriores.

    Hasta 1894 su labor literaria se limitó a trabajos publicados en la prensa. Su fama literaria le viene sobre todo de su libro 'Dolores', publicado cuando tenía 63 años. La tragedia había entrado en su vida con la muerte de su esposa Dolores. En parte esa fue la causa de su retiro y la inspiración de sus poemas. Regresó como refugio a la escritura, reflexiva y, profundamente, fueron llegando las obras.

    Su otra gran pasión aparte de la poesía fue la prensa. Poco a poco retomó su labor como articulista. Publicó nuevos espacios de crítica literaria, trabajos breves como El prosaísmo en el Arte y Novedades de antaño.

    Homenajes y reconocimientos

    Como reconocimiento a su dedicación al mundo de las letras, en 1891, La Academia de la Lengua le convocó a sentarse en uno de sus escaños. Lamentablemente no llegó a ocupar su puesto en tan insigne institución.

    Dentro del mundo de la cultura, el cargo de mayor trascendencia que ocupó fue el de censor y director artístico del Teatro Español. Ostentando este cargo, tuvo a bien recomendar a Antonio Machado en la compañía de María Guerrero y Fernando Díaz de Mendoza.

    Su precario estado de salud y el infortunio que hubo de padecer en sus últimos momentos, le precipitaron a la muerte. Murió en 1905, muchos de sus contemporáneos, los amigos insignes, lamentaron su muerte y la pérdida que supuso para la poesía española.

    El pueblo que le vio nacer, Pliego, le homenajeó con una calle y un busto en la glorieta. También la población cercana de Mula tiene una calle con su nombre. Y en el barrio de San Antolín en Murcia otra vía honra la memoria de este insigne hombre de la cultura regional.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia.com
© Fundación Integra

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)