municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Consumo Correo

Nostalgias españolas desde Argentina

Inmigrante de Totana
Ascensión García Martinez

 Ascensión García Martínez  nació el 27 de febrero de 1929 en Totana y vivió toda su vida en Córdoba.

España la  evoca y conmueve constantemente, pero esas melancólicas presencias no le impidieron confiar en un nuevo país. Hoy se dice mitad murciana y mitad cordobesa.

Ascensión era la más pequeña de cuatro hermanas. Cuando ella tenía apenas 6 meses los García Martínez se embarcaron hacia América escapando de los malos tiempos en España. Córdoba fue el destino elegido porque el padre de Ascensión ya había viajado a esta ciudad.

Cuando la familia toma la decisión de vivir en Argentina, los abuelos maternos de Ascensión no soportaron la idea de tener a su única hija  lejos. Así, ellos vendieron pertenencias, su casa y planificaron el viaje junto a su hija, yerno y nietos. Sin embargo, el día que el barco zarpaba, al abuelo de Ascensión no lo dejaron viajar. “A él le faltaba un  ojo porque tenía un tumor. En esa época se tenía mucho miedo a las enfermedades contagiosas. Como creían que podía ser riesgoso no lo dejaron subir al barco. Nunca más los volvimos a ver. Cada vez que llegaba una carta de España mi mamá lloraba.”

Una vez instalados en Argentina la familia García Martínez se agrandó:  nacieron 6 hermanos más. En la nueva ciudad, el padre de Ascensión se dedicó a la construcción y con la ayuda de su mujer que lavaba ropa mantenían a sus 10 hijos. “Argentina nos recibió bien, pero comenzamos desde la nada. Vivimos una vida muy dura. Sin embargo siempre fuimos una familia muy unida. Cuando mi padre perdía su trabajo, cocinaba bollitos de anís y salía a venderlos por el barrio y nosotras juntábamos frutas de quintas y vendíamos. Nos apoyábamos unos a otros. Si tuviera que elegir de nuevo pasar todas estas necesidades las volvería a elegir.”

Ascensión cuenta más sobre su historia. Recuerda una infancia feliz, llena de travesuras y juegos. “Éramos una barrita enorme que jugamos en la calle. Saltábamos a la piola,  armábamos la  ´Fogata de San Juan´  para reunirnos a comer batatas asadas. A mi no me gustaba ir a la escuela y deje en 2º inferior. Sólo mis hermanos más pequeños terminaron sus estudios. Yo solía mentir para faltar a clases. Recuerdo una vez que espere a que mi padre se acostara a dormir la siesta para esconderme y no ir . Me metí adentro del horno. Estuve allí por horas hasta que mi padre se levantó y me encontró ¡Me mandó a la escuela con todo el guardapolvo negro!.”

El marido de Ascensión era siciliano y se dedicaba a la carpintería. Se casaron en 1951, cuando ella tenía  22 años. Vivieron siempre junto a sus tres hijos. Hoy Ascensión es viuda, sus hijos están casados y todos viven cerca de ella. Tiene nueve nietos, y cinco bisnietos.

Entre ellos las costumbres murcianas no quedaron atrás: el flamenco, la música española, un buen plato de Potaje o de Arroz a la valenciana. Ascensión siente la  tentación de explicar como se prepara alguno de estas delicias. Cuenta encantada: “el potaje es una comida que a mi me gusta mucho. Se prepara con garbanzos, lentejas, panceta, chorizo, huesos, cebolla, y una cabeza de ajo. Se cocina todo con un poco de aceite y se le  puede agregar arroz. Aunque con el tiempo las comidas van cambiando nunca deje de prepararle a mi familia platos españoles,  que a su vez mis hijos aprendieron a cocinar. Además me conmueve verlas a mis nietas bailar flamenco con tanta pasión. Yo nunca bailé, pero en casa se escuchaba música española. Siempre fomenté el amor por mi tierra. Mis nietas dicen que bailan flamenco por mi.”

A Ascensión España la sigue atrayendo con fuerza. Si bien ella era muy niña cuando dejó aquella tierra, nunca la pudo sacar de su corazón. “Escucho hablar de España y la piel se me pone de gallina. Me gusta escuchar su música y sólo miro canal español. Es algo que todavía me emociona.”

Ascensión pudo viajar por primera vez a su tierra natal en 1995. Junto a su marido planificaron un viaje a Europa. “Aunque mis hijos me decían que debía ir a ciertos lugares yo sólo quería conocer la casa de mis padres.”

Fue así como Ascensión llegó a Totana con una foto de sus abuelos paternos. No sabía por donde empezar. No tenía relación con ningún pariente español. “Durante el primer tiempo mi madre y mi padre mantuvieron contacto con España, pero a partir de la II guerra mundial todo cambió. Se perdieron las noticias que venían de allá. Llegué  a Totana sólo con la fotografía de mis abuelos. A cada persona le enseñaba la foto, y le preguntaba si no conocía a alguien llamado ´vaca´. Los  apodos en España se pasan de padres a hijos, y a mi abuelo le decían ´el vaca´. Pregunté y pregunté con foto en mano hasta que finalmente una señora nos dijo que conocía al ´vaca´. Fuimos hasta el lugar y encontré a la familia de un mi primo. Paramos en su casa durante 10 días, filmamos encuentros, conocí a más parientes, descubrí algunos secretos de familia, y hasta encontré una foto de mi padre. Todo fue muy emocionante. Me agarraba de las paredes para no desmayarme frente a tantas alegrías.”

Durante su vida, Ascensión no mantuvo mucha relación con murcianos inmigrantes en Argentina , pero si se encontró con algunos compatriotas. “Al casarme mantuve relaciones con familiares de mi marido. Sin embargo, hoy suelo ir a fiestas que realiza le Centro Murciano en Córdoba y allí me he disfrutado de agradables encuentros.  Por ejemplo en la última fiesta del Entierro de la Sardina compartí la  mesa con un señor que había viajado de Totana a Córdoba en el mismo barco que yo.  Fue muy emocionante conocer más de ese viaje que yo no recuerdo porque era pequeña. El barco se llamaba ´Reina Victoria Eugenia´ y se hundió  de regreso a Europa,  a los 25 días haber llegado a Argentina”.

Ascensión es murciana y no se puede negar. La emoción con la que habla de aquellas huertas, de aquellas costumbres la delata. Sin embargo, Ascensión es Argentina y eso tampoco se puede negar, “¿Tomamos  mate?”… esa  fue la pregunta que la dejó en evidencia.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia.com
© Fundación Integra

Logos Consejería de Economía y Hacienda (abre en ventana nueva) RegiondemurciaSI (abre en ventana nueva) Fundación Integra (abre en ventana nueva) Plan de Información y Publicidad (abre en ventana nueva) FEDER: Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)