municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Consumo Correo

POZOS DE MURCIA

Ver vídeo(Se abre en otra ventana)
Pozos de la nieve
Pozos de Murcia

Pozos de Murcia

Pozos de Murcia

Pozos de Murcia

Los pozos de la nieve existen en tres puntos de la Región: Jumilla, Yecla y Sierra Espuña. Comienzan su existencia a finales del siglo XVI y su producción se destina a fines médicos y de lujo (sorbetes y bebidas frías para clases privilegiadas).  El trabajo que genera la producción de hielo en los pozos se mantendrá hasta bien avanzado el siglo XIX, momento en el que se instala en Murcia la primera fábrica de hielo.  A su alrededor se creará un complejo mundo de jornaleros y arrieros que recogerán, prepararán pacientemente la nieve y después la llevarán desde los pozos a la ciudad para su distribución.  Por cierto, existen indicios razonables que apuntan a los gitanos de Totana como la mano de obra por excelencia encargada de este tipo de trabajo, sin embargo, este aspecto está todavía en trámite de estudio.

  Teniendo en cuenta la importancia que adquirieron los pozos de la nieve, no es de extrañar que en marzo de 1919 El Liberal les dedicara un artículo destacando el mal estado y abandono en el que se hallaban, su ubicación en la umbría de los Morrones, rodeados en el Norte por los cerros Monconcicos. Se denunciaba también el estado de ruina de las siete casas del lugar y de una ermita en idéntica situación; ermita que en su día estuvo dedicada a la Virgen de las Nieves, por los escasos habitantes del lugar.  Ubicados a 1.359 m.s.n.m. habían estado surtiendo de hielo durante trescientos años a Murcia, Cartagena, Lorca, Orihuela y por supuesto a las inmediatas Alhama y Totana. Cada uno de los 23 pozos existentes podía albergar hasta un millón de kilogramos de hielo. Se arrendaban al mejor postor para su explotación en pública subasta. En las ciudades había puntos de venta concretos en los que se vendía el hielo de mayo a septiembre. Las pérdidas de hielo durante el traslado rondaban el 35% de la producción.  


     En las cotas más altas de la Sierra de Espuña se encuentra el grupo de pozos de nieve más conocidos de Murcia. Subiendo por la carretera que arranca en los límites del municipio de Aledo nos adentramos en el conocido Parque de Sierra Espuña.

     Cogiendo la carretera que nos lleva al observatorio militar, no tendremos más problemas que el seguir las indicaciones de los carteles que nos avisan de la proximidad de los pozos. Así llegaremos hasta el primero de ellos, conocido como el Pozo Mangueta.

     Un camino que surge al lado de este pozo nos conducirá entre un magnífico bosque de pinos hasta las inmediaciones de los pozos conocidos como de Murcia.

Los pozos de Murcia

     El estado en que se encuentran es de total abandono, ninguno de ellos conserva su estructura superior. A la mayoría tan sólo les queda en pie parte de las paredes circulares, que sujetan la techumbre, que estaba compuesta de cañizo y teja de bóveda de cañón que aún se pueden encontrar dentro de los pozos.

     Su interior está colmatado, según el grado de deterioro de cada uno, por lo escombros de techos y paredes. Las dimensiones de los pozos oscilan entre los 6 metros de diámetro de los más pequeños a los 12 de los más grandes.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia.com
© Fundación Integra

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)