municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Consumo Correo

Comendadores de Ricote

Escudo utilizado por la Encomienda de Ricote durante los siglos XVII y XVIII
Escudo utilizado por la Encomienda de Ricote durante los siglos XVII y XVIII

     Tras la Reconquista castellana del reino musulmán murciano, el Valle de Ricote fue entregado a Enrique Pérez de Arana, repostero mayor del Rey Alfonso X 'El Sabio'. En el mes de agosto de 1275 fallecía en Ciudad Real D. Fernando de la Cerda, hijo primogénito del Rey Alfonso X 'El Sabio'. La descendencia que dejó D. Fernando le otorgaba derecho a la sucesión al trono de acuerdo con la Ley de las Siete Partidas. Alfonso X intentó pactar una solución dividiendo el reino entre Sancho y los infantes de la Cerda, pero Sancho se negó a la partición y prefirió la Guerra Civil. El Rey, incapaz de convencer a su hijo Sancho para que aceptara su proposición, decidió hacer testamento a favor de sus nietos los infantes de la Cerda y desheredar a su hijo Sancho. El maestre de la Orden de Santiago, Pedro Núñez, se puso del lado del infante D. Sancho, hecho que motivó que el infante le hiciese la promesa de entregarle el gobierno del Valle de Ricote cuando reinase. Es posible, aunque no seguro, que la Orden de Santiago, desde el mismo momento en que el infante D. Sancho le hizo promesa, le nombraran comendador, puesto que hay un documento de fecha 9 de noviembre de 1282, en el que se menciona al comendador de Ricote. El Rey Alfonso X 'El Sabio' fallecía en el mes de abril de 1284 en Sevilla, hecho que acabó con la Guerra Civil, siendo proclamado Rey de Castilla su hijo como Sancho IV. Ya como Rey de Castilla confirmaba la donación del Valle de Ricote a la Orden de Santiago en la persona de su maestre D. Pedro Nuñez, el 19 de Noviembre de 1285. La Encomienda del Valle de Ricote estaba formada por los pueblos de Ricote, que da nombre al Valle, Ulea, Blanca, Villanueva del Río Segura, Ojós y Abarán. El primer comendador documentado de la encomienda es Fernán Romero, que también lo fue de la de Cieza.

     Los comendadores de Ricote de los siglos XIII al XIV no son muy conocidos, pero a partir del siglo XV hasta la desaparición de la Encomienda a mediados del siglo XIX fueron todos caballeros de la nobleza. Entre algunos de los comendadores del siglo XV figuran Luis Manrique, sobrino del maestre de la Orden de Santiago D. Rodrigo Manrique, primo hermano del poeta Jorge Manrique, Garcilaso de la Vega, padre del poeta del mismo nombre, Rodrigo de Ulloa, contador de los Reyes Católicos, etc… La Encomienda fue visitada varias veces por el maestre D. Lorenzo Suárez de Figueroa, entre 1404 y 1409, ya que era comendador de la misma su hermano D. Gómez Suárez de Figueroa, y el maestre Enrique estuvo también en el año 1445 en el Valle de Ricote, residiendo algún tiempo junto a su esposa en el Castillo de Blanca, siendo comendador Mosen García de Heredia. Del siglo XIII al XVI los comendadores o sus alcaldes residieron en el Castillo de Ricote, pero a principios del siglo XVI durante el mandato del comendador D. Enrique Enríquez de Sandoval y Rojas, se abandonó la residencia en la fortaleza para pasar a residir a la Casa de la Encomienda que la Orden había construido en la villa de Ricote.

     Durante el siglo XV, la Encomienda del Valle de Ricote fue la segunda en importancia de las encomiendas santiaguistas murcianas, con una renta de 210.000 maravedíes, contribuyendo a las huestes santiaguistas con 10 lanzas, sólo por detrás de la de Segura de la Sierra (Jaén), con 550.000 maravedíes y 25 lanzas, y en tercer lugar la de Caravaca de la Cruz con 180.000 maravedíes y con las mismas lanzas que la encomienda ricoteña.

Texto © Jesús Palazón Cuadrado

Extraído del libro Orden de Santiago: Catálogo de Maestres (1170-1493) y Comendadores del Valle de Ricote (1285-1850)* (Inédito). (II tomos).

* En un principio el catálogo de comendadores sólo constaba de los del Valle de Ricote, pero dada la documentación y datos que iba acumulando de las otras encomiendas murcianas (Aledo, Caravaca, Cieza, Lorquí, Moratalla, Segura de la Sierra, Socovos y Yeste), decidí incluir también un catálogo de comendadores de esas encomiendas, pero el título del libro lo he mantenido igual.

Correo electrónico del autor: jpc.r@hotmail.com

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia
© Fundación Integra
Aviso legal - Política privacidad

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)