municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Correo

Los Conflictos. Siglos IX y X

Reconstrucción virtual de una de las puertas de acceso al compejo defensivo.Como se puede apreciar, la puerta está rematada por el arco de herradura característico de la arquitectura islámica
Reconstrucción virtual de una de las puertas de acceso al compejo defensivo.Como se puede apreciar, la puerta está rematada por el arco de herradura característico de la arquitectura islámica

La muralla musulmana

     La muralla de la ciudad fue erigida por los musulmanes y mejorada por los cristianos tras su conquista del enclave.

     Durante el periodo islámico la construcción defensiva tuvo un gran protagonismo, debido tanto a la conflictividad continua con los emires o califas cordobeses de turno como a la amenaza de los reinos cristianos.

Interactivo:


Espacio virtual:


Vídeo

Rebeliones

     La heterogeneidad de la población tudmirí (musulmanes de Arabia, del Norte de África, de Siria, etc., mozárabes, antiguos cristianos convertidos al Islam, llamados muladíes), provocó una serie de tensiones sociales que terminaron desembocando en constantes enfrentamientos civiles y rebeliones contra el poder central del emirato cordobés.

     Uno de estos levantamientos se produjo desde Lorca, donde un caudillo militar, Daysam ibs Ishaq se convirtió en el líder de una revuelta de los habitantes de la zona contra el poder del emir. Por unos años, durante la segunda mitad del siglo IX, la ciudad se convirtió en la capital de un pequeño estado independiente que llegó incluso a acuñar moneda.

     Un ejército cordobés sometió el territorio y acabó con esta situación, que no obstante se repetiría a comienzos del siglo X, con la sublevación de otro gobernador lorquino, Abd al-Rahmán ibn Wadih. Su independencia fue efímera, pues de nuevo las huestes emirales reintegraron la obediencia de la provincia al emir en el año 924.

Pacificación y prosperidad

     Cuando se produjo la proclamación de Abd al-Rahmán III como califa de al-Ándalus en Córdoba en el 929, Lorca y el amplio territorio bajo su control administrativo (iqlim) se hallaban sometidos al poder cordobés.

     Esta pacificación se tradujo en un periodo de prosperidad que permitió un importante crecimiento demográfico. Hacia el siglo X se documenta la expansión urbana (ver vídeo), que comenzó a desplazarse hacia las zonas más bajas del cerro donde se enclava.

Desarrollo del agro lorquino

     Este desarrollo se iba a dar también en las zonas rurales. Si bien no están muy bien documentados, a comienzos de la dominación islámica los asentamientos del campo lorquino se establecieron en determinados lugares con afloramientos de agua (que permitían el riego de la tierra) y enclavados sobre riscos que permitían su defensa natural. Pero es en esta centuria cuando hubo de aparecer las primeras alquerías (pequeños poblados agrícolas), plenamente consolidadas al siglo siguiente.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia
© Fundación Integra
Aviso legal - Política privacidad

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)