municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Consumo Correo

Vida social y política

Teatro Romano de Carthago Nova [Carthago Nova]
Teatro Romano de Carthago Nova
Recreación 3D del Augusteum, sede del culto al emperador en la ciudad
Recreación 3D del Augusteum, sede del culto al emperador en la ciudad

    La vida social y política en la Carthago Nova Altoimperial fue la propia de una colonia romana vinculada a las principales metrópolis del Mediterráneo y al círculo del mismísimo emperador Augusto.

    La familia constituía la base de la sociedad romana, así como el canal de transmisión de riqueza y estatus social. Estaba formada por la gens, una comunidad integrada por varias familias con un antepasado común, y encabezada por el pater familias.

    La sociedad romana era clasista, dividida en dos grandes grupos sociales: los hombres libres, entre los que se hallaban patricios, plebeyos, clientes y libertos, y los esclavos, carentes de derechos civiles y tratados como posesiones. Dentro del grupo de los patricios, destacaron en Carthago Nova unas élites poderosas vinculadas al entorno imperial e impulsoras de la renovación urbana iniciada en el siglo I a.C.

    El vestuario de los habitantes de Carthago Nova plasmaba claramente su estatus social. La túnica y la toga fueron los atuendos imprescindibles en la indumentaria romana y los elementos donde más visiblemente se reflejaban las diferencias sociales. Prendas como adornos personales, amuletos y calzado marcaban también, con su calidad y ornamento, el estatus de cada individuo.

    La organización política y administrativa de la ciudad de Carthago Nova se encontraba reservada a las élites, organizadas a través de dos vértices principales: el Senado y las Magistraturas ciudadanas, éstas últimas divididas en duunviros, ediles y cuestores. También formaban parte del aparato oficial los sacerdotes del Colegio de los Augustales o Augusteum.

    Esta sociedad cartaginesa fue eminentemente urbana, volcada en el comercio, la artesanía y las actividades relacionadas con el mar, entre las que destacaba la producción de salazones y garum. No obstante, en las sierras circundantes la minería de plata y plomo fue esencial en la economía de Carthago Nova, al igual que la explotación del esparto, que llegó a ser la más importante de toda Hispania.

    El gusto de los romanos por los juegos y espectáculos se pone de manifiesto en la Cartagena romana con la presencia de Anfiteatro y Teatro, edificios destinados a cubrir las demandas de ocio de la población, que también gustaba de entretenerse con juegos de azar y estratégicos, así como con grandes fiestas en las que se daba rienda suelta al hedonismo con música, bailes y los más variados manjares.

    La alimentación era, precisamente, otro signo de distinción social, puesto que las clases nobles gozaban de una rica y variada dieta, con el pan como principal alimento, mientras que los ciudadanos más humildes debían conformarse con una pasta elaborada a base de agua y harina denominada puls pulmentum. Entre los alimentos más consumidos durante el Imperio Romano se encuentran las aceitunas, el queso y los frutos secos, así como carnes y pescados, condimentados con especias, acompañados de salsas variadas y maridados con vino.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia.com
© Fundación Integra

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)