municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Correo

Wssel de Guimbarda

Marco histórico

Placa de la calle en su honor [Cartagena_Wssel de Guimbarda]
Placa de la calle en su honor

El reinado liberal de Isabel II (1843 - 1868)

En 1843 Isabel II cumple la mayoría de edad y un año después es entronizada, comenzando el período de gobierno liberal, presidido por el moderado Narváez, que se prolongaría hasta 1868, con la excepción de la etapa comprendida entre 1854 y 1856, en que gobiernan los progresistas.

A partir de 1856 el liberalismo moderado se va desmoronando hasta su desaparición en 1868, fecha en la que tiene lugar el pronunciamiento de Cádiz y el derrocamiento de Isabel II, que se ve obligada a exiliarse a Francia.

Durante este reinado, Murcia alcanzó un pronunciado desarrollo económico, auspiciado por el avance de la agricultura, la minería, y la llegada del ferrocarril Cartagena ¿ Madrid en 1862.

En el mundo de la cultura destaca la sucesión de estilos arquitectónicos que experimenta Murcia durante el siglo XIX, pasando del Neoclasicismo (Ayuntamiento de Murcia o el Hotel Victoria) o el Eclecticismo (Teatro Romea o Casino) en Murcia, al Modernismo en Cartagena y La Unión.

Corrientes que se encontraban enlazadas en la pintura del momento, uniéndose a los presupuestos realistas. Mientras que desde el punto de vista escultórico será la obra de Salzillo la que más influya en los autores del XIX, aunque pronto aparecieron escultores que rompieron con esta tradición.

En el campo literario se producirá en este siglo una disputa entre un Neoclasicismo que intenta permanecer y un Romanticismo que se impondrá finalmente, destacando la fuerte presencia de autores costumbristas.

Los cambios de régimen político de finales del siglo XIX

En esta época el movimiento independentista cubano inicia una guerra que se prolongará hasta 1878. Mientras que en España el gobierno provisional del General Serrano instaura una monarquía constitucional en la figura de Amadeo de Saboya, que abdicó en 1873, proclamándose la I República.

El nuevo régimen deberá hacer frente a las tensiones con los republicanos, partidarios de acelerar la implantación de una república federal, a un nuevo conflicto con los carlistas y a la aparición de la revuelta cantonal.

Esta última tuvo una especial incidencia en la Región, debido a la proclamación del Cantón en Cartagena el 12 de julio de 1873, actitud seguida por Murcia tres días después. La ciudad portuaria se convirtió en capital del cantonalismo español, que se extendía por zonas de Levante y Andalucía, albergando la sede del Gobierno Cantonal y erigiéndose como plaza fuerte del levantamiento.

Desde ambas ciudades, el Comandante General de las fuerzas cantonales, Antonete Gálvez, emprendió campañas marítimas y terrestres obligando a la formación de Juntas Locales en el resto de la Región y los territorios históricos del Reino de Murcia. Hasta que la sublevación finalizó con el asedio de Cartagena por parte de las fuerzas liberales en enero de 1874.

La Restauración Borbónica

En 1875 Cánovas del Castillo al frente de los alfonsinos, logra la Restauración Borbónica, personificada en la figura de Alfonso XII, estableciéndose una Monarquía Parlamentaria caracterizada por el turno pacífico de los dos partidos dinásticos: Liberal y Conservador.

Pero será el 15 de octubre 1879 cuando se produzca uno de los mayores desastres acaecidos en la Región de Murcia durante toda su Historia: la Riada de Santa Teresa, que anegó toda la zona del Valle del Guadalentín, la Huerta de Murcia y la Vega Baja. 1800 m3/seg. de caudal en el Río Segura que produjeron una auténtica catástrofe, generando un gran movimiento de solidaridad con las víctimas en toda Europa.

La muerte de Alfonso XII en 1885 dio paso a la regencia de María Cristina, quien se mantiene en el trono hasta 1902, cuando Alfonso XIII alcanza la mayoría de edad. Durante esta regencia, se deberá hacer frente a uno de los episodios más desastrosos de la historia de nuestro país: la guerra con Estados Unidos y la consiguiente pérdida de Cuba, Puerto Rico y Filipinas en 1898, dejando al descubierto el atraso político, económico y social de España.

Esta derrota española, supuso el hundimiento moral del país, pero a la vez impulso el denominado ¿Regeneracionismo¿ en el mundo de la cultura y la ciencia. Surgió así una corriente literaria: la Generación del 98, que denuncian el atraso en el que se encuentra el país y proponen soluciones para la reconstrucción de España. Mientras que en el mundo de la ciencia se produjo la denominada ¿edad de plata¿, apareciendo grandes nombres en todos los campos.

En el terreno de las artes plásticas, la Región de Murcia se encontraba en una etapa costumbrista. Una población anclada en el pasado, en la huerta y en el campo hacía que sus artistas reflejaran estos paisajes y esta vida cotidiana de Murcia.

En 1902 sube al trono español Alfonso XIII, cuyo reinado estará colmado de problemas, como los regionalismos, las reivindicaciones obreras, el desastre de Marruecos o el anticlericalismo. Incluso las tensiones derivadas de la situación europea por la I Guerra Mundial, dividieron a España entre aliadófilos (liberales e izquierda antidinástica) y germanófilos (derecha tradicionalista).

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia
© Fundación Integra
Aviso legal - Política privacidad

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)