municipios - poblaciones Inicio Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Correo

Comandante Villamartín

Busto del Homenaje al Comandante Villamartín [Cartagena_Comandante Villamartín]
Busto del Homenaje al Comandante Villamartín

Napoleón III dijo de él que era el escritor militar del siglo, el profeta de la guerra.

Poco tiempo después de su desaparición en 1872, el Ateneo del Ejército y de la Armada organizó una sesión académica en su memoria como reconocimiento a sus méritos militares, científicos y literarios.

Se creó una comisión en memoria del Comandante Villamartín para recaudar fondos con el fin de que los restos del célebre militar pudieran ser depositados en un monumento que se construiría en el Cementerio de San Justo y Pastor de Madrid, acto que se llevó a cabo el 23 de junio de 1880 y que contó con la generosa donación del monarca Alfonso XII.

Dentro del pensamiento histórico-militar se le sitúa al lado de importantes figuras como Clausewitz, Lloyd o Marmont.

El pensamiento de Villamartín ha sido inscrito dentro de las corrientes positivistas de su época, diciéndose de él que su figura representa la de un militar humanista y post-romántico que creyó en el progreso de la ciencia militar. Propuso que la guerra fuera conocida como ciencia y no como arte, considerándosele un maestro de estrategias.

En el Cabildo de 1879 el Ayuntamiento de Cartagena acuerda la adquisición del retrato del cartagenero para que figure en la Sala de Sesiones como uno de sus hijos ilustres.

Distintos homenajes hicieron gala posteriormente de la trascendencia de este personaje. En 1883 se editan unas Obras selectas de Villamartín, cuya recaudación es donada a sus familiares. En julio de 1888 un grupo de escritores militares celebran una velada literaria en su memoria en el Centro del Ejército y de la Armada. En 1890 en Cartagena Virgilio Cabanellas, coronel retirado y amigo de la familia, publica un libro que bajo el título de Veladas Militares ilustra parte de la vida familiar de Villamartín. En el aniversario de su muerte en 1896 el mismo Cabanellas le dedica en un periódico local un artículo en primera página. En el año 1925 el Ejército dispone un homenaje nacional en la ciudad de Toledo para conmemorar el aniversario del cartagenero. Al acto acudieron distintas Unidades de Infantería y todas las Academias Militares y de la Armada además de autoridades militares y civiles junto al Gobierno en pleno y el Monarca español. En las mismas fechas el Ayuntamiento de su ciudad natal le dedica un monumento conmemorativo, obra de Benlliure, que se situó en el Paseo de la Vega. Un año después se inaugura un nuevo monumento del escultor José Capuz, ubicado éste en la Plaza de la Merced de Cartagena. En 1990 se erige otro monumento a Villamartín de tamaño natural en el Acuartelamiento de Tentegorra en Cartagena.

La constitución en Cartagena del Aula de Cultura e Historia Militar 'Comandante Villamartín' ha pretendido rescatar del olvido a un personaje tan célebre de esta ciudad, para muchos desconocido.

Entusiasmado con los recuerdos históricos pasados, Villamartín tenía en su mente un ideal de pensamiento que era la patria, intentando diseñar novedosas batallas desde el plano de la ciencia militar llegando a definir, como demuestran sus Nociones del Arte Militar, los conceptos para la victoria mediante la formulación de algunos principios básicos.

Se puede decir que Villamartín aspiraba a una renovación dentro del mundo militar llevada a cabo de acuerdo con la propia tradición marcial española. El carácter de su obra se tiñe de rasgos personales que expresan su propia contemplación del mundo bélico. Uno de los aspectos más resaltados de su obra es la ausencia de un apoyo documental, basándose en sus propios criterios y experiencias, de modo que crea una terminología nueva que le destaca como tratadista militar. Sin embargo, puede decirse que su obra es el resultado de un análisis concienzudo de la realidad histórica y de la sociedad que vio el comandante, vislumbrando las posibilidades de avances de la técnica militar en el futuro.

Se ha dicho también que Villamartín tenía unas ideas políticas muy avanzadas, siendo republicano de convicción y 'algo socialista'. No obstante en su comportamiento profesional siempre primó el sentido del deber. En todo su expediente militar se registra un único incidente que le supuso un arresto de dos meses por 'haber faltado al respeto al Capitán de su Compañía'. Este suceso es un revelo de los rasgos del carácter de Villamartín, quien con un sentido sumo de la responsabilidad, se defendió de lo que consideró una acusación injusta.

Villamartín profesó un fervoroso cariño a la Virgen de la Caridad, patrona de su tierra.

En una de sus citas se recogen las siguientes palabras: ''Examínense pueblo a pueblo, siglo a siglo, las analogías que existen entre la constitución moral y material de los ejércitos y el adelantamiento social, y se verá que los hechos militares, han contestado siempre exactamente con la victoria ó la derrota al estado moral y material de la sociedad'.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia
© Fundación Integra
Aviso legal - Política privacidad

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)