municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Consumo Correo

Víctor Beltrí y Roqueta

Ver vídeo(Se abre en otra ventana)
Modernismo desaparecido en la Región de Murcia
Fachada Principal del Mercado Público de La Unión

Fachada Principal del Mercado Público de La Unión

Casa Zapata

Casa Zapata

Fachada Casa Maestre Cartagena

Fachada Casa Maestre Cartagena

Casa Zapata o del Tío Lobo

Casa Zapata o del Tío Lobo

Vista del Exterior del Mercado

Vista del Exterior del Mercado

Club de Regatas de Cartagena

Club de Regatas de Cartagena

Casa de Misericordia

Casa de Misericordia
J.M.

Casa Llagostera

Fachada de la Casa Llagostera
Región de Murcia Digital

Detalle de Balcones

Detalle de Balcones

1900 a 1910

En 1901 se aprueba el proyecto para construir el Mercado Público de La Unión, realizado por Beltrí, pero éste no dirigió la obra, sino que fue realizada por Pedro Cerdán, quien respetó en gran medida el proyecto original. Este edificio es una de las joyas de la arquitectura de la región y una de sus mejores obras, en la que se combina el vidrio y el hierro cubriendo amplios espacios y consiguiendo un efecto de amplitud y diafanidad asombroso.

También de principios de siglo son: la Casa Dorda Bofarull, la destruida Casa Beltrí, el Edificio Carmen Lizana o los desaparecidos almacenes de la Sociedad “El Día”, en los que opta por primera vez por el estilo vienés sezession.

En 1906 realiza la dirección de obras de la Casa Maestre, bajo proyecto de Marceliano Coquillat, consiguiendo realizar una de sus mejores aportaciones con la integración en un edificio de todas las artes aplicadas. Esta obra le marca profundamente y a partir de ahí su estilo se vuelve más floral y cercano al modernismo francés.

Otras obras plenamente modernistas de esos años son: la Casa Alessón, el Panteón Aguirre y las Casas de los Catalanes en Cartagena; y la Casa Cortés y el Panteón Salmerón en La Unión.

En 1908 realiza en Cartagena la Casa Dorda, de inspiración barroca con un singular patio interior de estilo arábigo, y en Gandía el Palacete París.

De 1909 es la Casa Zapata construida en estilo neogótico, destacando las rejas y los muros de piedra que cierran el conjunto, así como el suntuoso patio central construido en estilo neonazarí rematado con una vidriera a modo de claraboya.

1910 a 1920

En 1911 proyecta el desaparecido Club de Regatas, en estilo modernista rococó, y entre 1912 y 1916 acomete la finalización del Gran Hotel, obra inconclusa de Rico, consiguiendo un conjunto de indiscutible belleza siendo uno de los mejores edificios modernistas de Cartagena.

Tal vez los trabajos realizados para la familia Llagostera constituyan el mejor conjunto cerámico modernista existente fuera de Cataluña. Para ellos realiza en 1913 la Casa Llagostera en la que destaca su extraordinaria fachada recubierta completamente de azulejos, y hacia 1918 la reforma del Huerto de las Bolas en la que el empleo del trencadís llega a su cénit.

Hacia 1914 se agrava la crisis de la minería produciéndose un descenso en el índice constructivo. A partir de entonces el número y la importancia de los encargos disminuyen considerablemente.

Entonces Beltrí cambia su estilo hacia el más sencillo modernismo sezessionista en el que priman los elementos decorativos de tipo geométrico, y que no requiere tantos gastos. De esos años son la Casa del Niño y la Fundición Frigard en Cartagena, la Casa del Tío Lobo en Portmán y el Huerto de la Torreta en Totana. También dirige las obras de la remodelación de la Plaza de España de Melilla.

Siempre innovador hacia 1918 introduce un nuevo modelo de edificios cercano al novecentismo en obras como la Casa de Blas Davia o el Edificio Torres.

En 1911 proyecta el antiguo edificio del Real Club de Regatas. Se trata de una obra que podría inscribirse en el modernismo rococó. Beltrí quería un edificio con voluntad de apertura al exterior, algo que solucionó con grandes ventanales en la planta baja y un balcón corrido en la superior.

El 'Gran Hotel' es otra de las obras importantes del genial arquitecto. Lo que más destaca, a juicio de Cegarra Beltrí, es su acertada inserción en la trama urbana de la ciudad, siendo uno de los puntos arquitectónicos de referencia en el paisaje del casco antiguo de Cartagena. A ello ayuda su ubicación en una esquina, donde el edificio emerge con su rotonda rematada por una hermosa cúpula. El edificio se caracteriza por su gran verticalidad y su abigarrada decoración con motivos florales y guirnaldas tallas en piedra. En él, Beltrí hace un alarde barroquismo decorativo dentro del mejor espíritu modernista.

En 1913 realiza la 'Casa del Tío Lobo' en Portmán, que se caracteriza por un templete en la esquina del edificio, rematado por una cúpula de zinc en forma de bulbo, lo que le da un cierto aire colonial.

La 'Casa Llagostera' es también un encargo de una familia burguesa de origen catalán. Destaca la extraordinaria fachada compuesta por balcones centrales y miradores laterales. La característica singular es la decoración a base de cerámica pintada, obra del ceramista y pintor Gaspar Polo. La decoración de azulejos se reparte en la cornisa con un remate curvo adornado con composiciones florales.

Hacia 1917, Beltrí recibió el encargo de la Junta de Protección a la Infancia de realizar el diseño de un edificio que fuera la sede de la 'Casa del Niño'. Se trata de una obra en la que el autor desarrolla el estilo vienés, reelaborando de forma muy personal los principios que animaban a esa escuela.

1920 a 1935

Entre 1924 y 1930, y durante el mandato del Alcalde Alfonso Torres, ocupó el cargo de Arquitecto Municipal auxiliar de Cartagena realizando multitud de obras y proyectos entre los que destacan la Casa de Misericordia, el Asilo de Ancianos, el Parque Torres, las Escuelas de El Algar y La Palma, el Mausoleo de Isaac Peral o las reformas de las Iglesias de San Diego, de Santo Domingo y del Bº de Peral. También de esa época es la Casa Cachá de Lorca.

En sus últimos años alterna sus trabajos entre Cartagena y la ciudad de Murcia y sus pedanías, moviéndose desde el regionalismo, hasta el art decó, pasando incluso por el racionalismo, siendo en la mayoría de las veces obras eclécticas de difícil catalogación, pero que ya no se pueden calificar de modernistas.

De esa época son obras como el Casino de La Ñora o el Hotelito Azul en Los Urrutias

Siguió trabajando sin interrupción hasta su fallecimiento en la ciudad de Cartagena en 1935.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia.com
© Fundación Integra

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)