municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Consumo Correo

La Fiesta de los toros en Jumilla

Alvaradito sale triunfador de la plaza

Alvaradito sale triunfador de la plaza

El diestro Emilio Ortuño [Emilio Ortuño, torero]
El diestro Emilio Ortuño
 
Juan Sánchez 'Jumillano' [Juan Sánchez, torero]
Juan Sánchez 'Jumillano'


     El primer torero jumillano del que tenemos constancia es Bartolomé Jiménez Najar 'Murcia', quien toreó en numerosas plazas entre finales del siglo XIX e inicios del siglo XX. Con él toreaban sus hermanos 'Jumillanito', que ponía las banderillas montado sobre una bicicleta, y 'Jumilla', de picador. Le siguieron posteriormente diversos novilleros que tomaron como apodo 'Jumillano'.

     Podríamos denominar 'Jumillano I' a Juan Sánchez, al que vimos toreando entre 1917 y 1923. Fue Isidro Ortuño Gil conocido como 'Jumillano II', si bien al tiempo aparece otro 'Jumillano' llamado Pedro Pérez. Otro nuevo 'Jumillano', ya en los años cincuenta del pasado siglo, fue Emilio Ortuño, hijo del mencionado Isidro.

     Bartolomé Jiménez Najar 'Murcia' nació en Jumilla en 1867. Antes de cumplir los veinte años ya recorría los pueblos participando en capeas. A partir de 1889 comenzó a participar en novilladas en Plazas de importancia. La primera fue 1890 en Madrid, como banderillero de 'Mancheguito'.

     En el verano de 1892 toreó en Cartagena, Cieza, Segovia y Murcia. Los comentaristas lo calificaron como un torero valiente, con arrojo y maestría. Su banderillero era Paco Bernal y con él actuó en las corridas de Hellín de 1893. Al año siguiente toreó en Murcia, Lorca, Cebreros, Cieza y Sacedón. Su apoderado fue, a partir de entonces, el madrileño Joaquín Romero. En Murcia fracasó Bartolomé, no consiguiendo dar un buen pase en toda la tarde. En cambio, en Lorca estuvo magistral.

     El año 1895 resultó especialmente positivo para 'Murcia', ya que triunfó en Molina de Aragón, Torrelaguna y Madrid, con "quiebros de rodillas colosales". Incluso la revista 'El Toreo' de Madrid, publicó su foto y biografía, elogiando su buen hacer. No le fue tampoco mal al año siguiente, con intervenciones en Zaragoza, Teruel, Valladolid y Las Navas (Madrid), donde "causó delirio". Pese a todo, tuvo el santo de espaldas en su intervención en el coso taurino de Madrid.

     A comienzos de 1897 toreó en Cuenca junto al francés Félix Robert y en Murcia, compartiendo cartel con Saturnino Aransáez. Decidido y con arrojo, fue cogido al entrar a matar al segundo. Su hermano, 'Jumillanito', intentó matar al toro, pero no se lo permitieron. Tras esta corrida, toreó en Cieza, Burdeos, Carrión de los Condes, Tafalla (Navarra), Sigüenza, Pozuelo de Alarcón, Navalcarnero y Béjar. 

     El salto de novillero a torero lo dio en 1898. Comenzó toreando ese año en Logroño. Pasó después por La Unión, donde triunfó hasta con las banderillas. Lo hizo en compañía de 'Almanseño' y Negrete. Toreó después en su pueblo, Jumilla, donde "trasteó con frescura". Toreó en Mula y en Quintanar de la Orden. Tomó la alternativa en Yecla, con Nicanor Villar 'Villita', con el que compartió cartel. El picador fue su hermano Juan 'Jumilla'. Desde marzo a septiembre, Bartolomé Jiménez había toreado 25 corridas.

     En 1899 comenzó toreando en Palencia, acompañándole su hermano Maximiliano 'Jumillanito'. Ese año toreó 28 corridas en Valencia, Salamanca, Burgos, Pastrana, Murcia, Zaragoza, Ávila, Alcalá de Henares, Colmenar Viejo, Gerona y otras Plazas, matando 87 reses. Sin que sepamos la razón, volvió a tomar la alternativa. Lo hizo en Alicante el 11 de agosto de 1900.

     Le perdimos la pista a nuestro torero jumillano hasta 1905. En abril apareció como espectador en una corrida en Murcia. Los toreros fueron heridos por los toros y 'Murcia' saltó al ruedo, vestido de paisano, tomó los trastos y continuó con la lidia. Consiguió ovaciones y alguna que otra oreja, ante el pánico de las cuadrillas. En 1912 volvió a torear en Jumilla, junto a Espada y Carbonero.

   Juan Sánchez 'Jumillano I'. El primer dato encontrado fue su actuación en Vistalegre (Madrid), en 1917, demostrando su buen hacer en el arte de matar. Dos meses después repitió en esta Plaza, sufriendo su primera cogida. En septiembre toreó en Jumilla. Después volvió a torear en Madrid, sufriendo una grave cornada de 14 centímetros de profundidad. Otra novillada la celebró en la Feria de Murcia..

     En 1918 fue de nuevo a Carabanchel y en 1920 recuperó la forma y toreó en Sevilla, Valencia, Zaragoza, Madrid (cuatro ocasiones) y Murcia. En la capital del Segura. Su fama le precedió este año, saliendo a hombros de las Plazas mencionadas. En junio volvió a torear en Murcia. Sin descanso toreó en Jumilla con 'Relampaguito' y marchó a Madrid donde había sido contratado para tres novilladas. Sus faenas fueron valientes.

     En septiembre y octubre toreó en Cartagena. Allí, 'Jumillano' demostró sus dotes de matador y su valentía, erigiéndose en el héroe de las corridas cortando orejas y rabos. Toreó y mató colosalmente, realizando dos faenas temerarias, de rodillas, escalofriante. Según la crónica, era un novillero de emoción, formidable estoqueador. Inició 1921 participando en varios tentaderos de Salamanca. Tras visitar a su familia partió para Madrid, donde participó en una novillada que resultó como el tiempo, lluvioso y frío. Llegado el verano toreó en Cieza matando cuatro novillos de los que consiguió ovaciones y alguna oreja. Le acompañaron 500 jumillanos, llegados en un tren especial. Previamente había toreado en Cartagena. El año lo cerraba en Murcia, si bien en esta ocasión no triunfaba, pese a sus magnificas verónicas.

   Pedro Pérez 'Jumillano II' fue otro torero de la tierra del que sólo sabemos que toreó en la Plaza de Cartagena en agosto de 1926, junto a Juan García 'Chiquilín'.

     Le siguió como novillero-torero Isidro Ortuño Gil, 'Jumillano III' o 'Jumillanito II', que toreó en Jumilla en 1919 de forma sobresaliente, realizando una gran faena con la muleta, siendo ovacionado. En 1926 tomaba la alternativa en Caracas (Venezuela), si bien no fue considerada válida. Retirado de los ruedos, se convirtió en un importante empresario y apoderado de toreros. Falleció en Madrid en 1971.

     El cuarto novillero con el apodo de 'Jumillano' fue su hijo adoptivo Emilio Ortuño Duplaix, del que tenemos datos entre 1952 y 1957. En 1952 cortó dos orejas a sus novillos en Sevilla, saliendo a hombros. En Segovia repitió triunfo con dos orejas, el rabo y las dos patas, dando tres vueltas al ruedo. En agosto se trasladaba a Bayona volviendo a llevarse las dos orejas y el rabo. En septiembre toreó en Peñaranda, obteniendo cuatro orejas y el rabo y en Barcelona destacó por un pase especial al que se denominó 'la jumillanina'.

     Comenzó 1955 participando en una película, 'La fiesta taurina', que se estrenó en Cartagena. En ella, 'El Jumillano' compartió protagonismo con Carlos Arruza, Luis Miguel Dominguín, 'Pedrés' y Montero. En febrero lo vimos en algunas plazas de México. Volvió a Murcia y toreó en abril, obteniendo palmas y pitos. Repetía faena, días después en Cartagena.

       De aquí partió a Madrid, donde no obtuvo ningún premio, excepto el de torear con Rafael Ortega y César Girón. En el verano toreó en Santander, Cehegín y Valladolid. En el primer caso se tuvo que conformar con palmas y ovación. En Cehegín, Cascales fue ovacionado y consiguió una oreja. En Valladolid triunfó obteniendo tres orejas y el rabo. Este triunfo le valió para volver a esta Plaza, consiguiendo dos orejas y el rabo. De nuevo volvió a Valladolid en 1956, consiguiendo ovación y oreja. En 1957 decidió dejar el toreo, tras torear en Francia, y se retiró a su finca de Salamanca, donde tenía una ganadería de reses bravas.   

     Otros toreros jumillanos fueron Manuel Amador, de origen gitano, nacido en 1938. Comenzó a torear con veinte años, tomando la alternativa en 1964; José Hernández Alvarado 'Alvaradito'; Luis Martínez, picador; Antonio Jiménez 'Jumilla' y Basilio Boreal. Mención aparte merece el criador de reses bravas Antonio García Martínez, quien se instaló en la Dehesa de los Prados, Albacete. Más conocido como Antón Caramañas, era industrial carnicero, emprendedor y buen aficionado a los toros. Su ganadería la creó en la finca de Las Gorrineras. Perduró entre 1935 y 1962. Allí empezaron 'Pedrés' y Juan Montero cuando eran 'Potaje' y 'Gazpacho', así se les conocía en sus comienzos a los que después serían magníficos toreros Chicuelo II y Manuel Jiménez Díaz.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia
© Fundación Integra
Aviso legal - Política privacidad

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)