municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Correo

El agua potable en Ceutí

Noria de La Hacienda
Noria de La Hacienda

El 14 de marzo de 1934, y siendo alcalde de Ceutí Eloy Lacal Botía, a requerimiento del Gobernador Civil de la provincia, recibe el encargo de que en el término de un mes presente estudio, plano y presupuesto para una red de distribución de aguas potables y alcantarillado en la localidad.

Se nombra una Comisión formada por: Francisco Ayala Lorente, Eladio Hellín Soriano, Ramón Jara Fernández, Ramón Jara Vera, Pedro Lacal Botía y los concejales Tomás García Lorente y Francisco García García, para que en unión del alcalde lleven a efecto la operación.

La Comisión se informa de que el Estado subvenciona con el 50% el costo de las obras que se realicen y sean solicitadas en poblaciones menores de 4.000 habitantes y el 50% restante lo abonarían las Corporaciones de ser concedidas éstas en la siguiente forma: el 10% por obra ejecutada y el 40% restante en 20 anualidades proporcionales una vez terminadas las obras y entregadas para el servicio público.

Se acuerda solicitar del Estado la subvención necesaria para llevar a efecto en esta población la red de aguas potables para abastecimiento público de la misma y un alcantarillado para las residuales, una vez que en ésta se cuenta con aguas fácilmente contaminables por conducirse estas por cauce abierto en una longitud de 6 km después de su toma del Segura.

Se acuerda remitir una muestra de agua al Instituto provincial de Higiene para su análisis, y se establecen las tarifas mínimas de 5 céntimos de peseta por cada hectolitro de agua que se consuma.

Pero todo este proyecto no tuvo el final por todos deseado, llegando al año siguiente con nuevas gestiones con la Mancomunidad de los Canales del Taibilla para que se incluyera al municipio en la red de distribución de aguas. 

El 28 de abril de 1958, y siendo alcalde del municipio Juan Antonio Ayala Meseguer, se recibe el Proyecto de Reglamento de Consorcio entre la Diputación Provincial y los ayuntamientos de la provincia, integrados en la Mancomunidad de Canales del Taibilla con la finalidad de la prestación por parte de la Corporación Provincial de los medios de Cooperación a las obras de abastecimiento de aguas y saneamiento que han de realizarse por el Ayuntamiento.

El 6 de noviembre de 1961 se aprueba el "Proyecto de distribución de aguas a Ceutí", suscrito el 22 de abril de ese mismo año, por el Ingeniero de Caminos José Bautista Martín, con presupuesto de ejecución por administración y por contrata de 1.179.754,18 pesetas y de 1.341.681,23 pesetas respectivamente.

Noria de la hacienda
Noria de la hacienda

Subvenciones

La subvención del Estado es el 50% del presupuesto con un máximo de 750.000 pesetas y el anticipo del 40% con máximo de 600.000 pesetas, siendo de cuenta exclusiva del Ayuntamiento durante la construcción, el resto del costo, las aguas y la totalidad de los terrenos que haya necesidad de ocupar tanto temporalmente como definitivamente.

Al mes siguiente, la Confederación Hidrográfica del Segura, da cuenta de haber sido autorizada por la Dirección General de Obras Hidráulicas para instruir los expedientes relativos al proyecto de distribución de aguas y alcantarillado de Ceutí.

El sistema de distribución de la red de agua será mixto, con una dotación media de cien litros por habitante y día, con un consumo diario de 48,100 metros cúbicos instalándose dos fuentes públicas.

Las tarifas máximas aplicables para el Ayuntamiento en la explotación de la distribución de aguas sería de 1 peseta con 52 céntimos por metro cúbico en los veinte primeros años y setenta céntimos por metro cúbico después de aquel período, si bien en estas tarifas no figura el canon a abonar a la Mancomunidad de Canales del Taibilla.

En cuanto al alcantarillado se instalará una red de evacuación con desagüe en la Rambla del Sangrador, después de pasar por una estación depuradora, siendo la longitud de la red de 5.076 metros y empleándose en la tubería hormigón centrifugado o vibrado.

Pero una cosa es los deseos de un pueblo por tener el tan deseado líquido y otra cosa son las obras, pues tendrá que llegar el 5 de marzo de 1965 para que el contratista de las mismas D. José Guillén Moreno diga que las obras para el abastecimiento del agua potable están terminadas y a punto de entrar en servicio.

En diciembre de ese mismo año, el Ayuntamiento recibe dos proposiciones presentadas por José Guillén Moreno de Murcia y Maximiliano Sánchez Riquelme de esta localidad, para proceder a la instalación de las acometidas en la red de saneamiento y abastecimiento de aguas en las salidas y entradas domiciliarias.

Por fin el 5 de agosto de 1966, se adjudica la instalación de las acometidas de aguas a favor del fontanero de la localidad Maximiliano Sánchez Riquelme.

José Antonio Marín Mateos

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia
© Fundación Integra
Aviso legal - Política privacidad

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)