municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Consumo Correo

Las Escuelas Graduadas de Cartagena

Pupitres antiguos

Pupitres antiguos

 
Mapa de España pintado en la pared

Mapa de España pintado en la pared

 

Las Escuelas Graduadas comenzaron a funcionar en Cartagena el 5 de octubre de 1903, y fue el primer centro educativo a nivel nacional donde se implantó este sistema.

Tal y como señala De Las Heras Millán en su libro “El nacimiento de las escuelas públicas en Cartagena”, la introducción del sistema gradual fue algo más que una simple innovación. Las Graduadas son un tipo de Escuelas que tienen poco que ver con las tradicionales escuelas unitarias, donde conviven los niños desde párvulos hasta adolescentes. Al establecerse el sistema gradual, se imparten los conocimientos adecuados a cada edad y a cada nivel educativo. La agrupación de maestros y la nueva organización escolar llevan hacia una práctica didáctica consolidada, cuyos principales hitos son la constitución de la jornada escolar propiamente dicha; la escolarización obligatoria; la habilitación de nuevos espacios y recursos didácticos y, por último, la programación y secuenciación de los métodos y contenidos en grados educativos distintos. La innovación supuso además una implicación política: el alcalde de la ciudad urge al Ministro de Instrucción Pública a que legisle la organización de la Enseñanza Graduada, estableciendo, entre otras importantes cuestiones, hasta dónde se llegará en un determinado nivel y dónde empezará el siguiente.

Un nuevo modelo de organización escolar

La Escuela Graduada supone un nuevo modelo de organización escolar que introduce importantes novedades en la vida cotidiana de maestros y alumnos. En primer lugar, logra una concentración desconocida de maestros y alumnos, haciendo necesaria crear una estructura organizativa.  La clasificación de los alumnos en “grados” presentaba la necesidad pedagógica de elaboración de toda una serie de criterios para los agrupamientos. A raíz de estos criterios, para aplicarlos se hace precisa una distribución totalmente nueva del espacio escolar y de las responsabilidades de los maestros.

La reunión de los profesores en una misma Escuela plantea una serie de problemas inéditos, que van desde la mera convivencia hasta la coordinación profesional. El maestro ya no tiene toda la escala de alumnado. Ahora trabaja con “grados”, que son grupos de alumnos seleccionados por razones de homogeneidad, bien en conocimientos bien por edad o con ambos criterios. Su labor, por tanto, desde el punto de vista académico, puede ser mucho más intensa y directa. Los materiales que use pueden ser bien comprendidos por todos y a todos puede dirigir sistemática su atención e interés.

Los cambios operados en el currículum también son de envergadura. La “graduación” de la enseñanza implicaba un nuevo currículum que debía ser progresivo, bien concéntrico, o bien secuencial, así como la introducción de nuevas materias: dibujo, gimnasia, música.

Coordinar el trabajo

Los maestros deben coordinar su trabajo para el desarrollo de instrumentos como cuadernos de clase, diarios, libros-registro, expedientes, inventarios, etc. La coordinación exigía otros aspectos curriculares, aunque no académicos, como la disciplina escolar, los actos administrativos, los horarios, la organización de la biblioteca, museo, cantina, ropero, colonias o comedores.

De las Heras señala que “la introducción de las Escuelas Graduadas fue lenta. Hay que tener en cuenta que las instalaciones escolares no estaban preparadas para trabajar con un colectivo de maestros, con despachos, conserjes, etc. Hay que esperar a la legislación sobre construcciones escolares, promulgada hacia 1912, cuando empieza a expandirse el modelo”. En cualquier caso, el éxito del modelo educativo es evidente, y ya en tiempos de Primo de Rivera, se crean un buen número de Escuelas Graduadas. También hay que señalar que hubo problemas en el colectivo de los maestros para aceptar el nuevo modelo, ya que significaba un nuevo concepto de trabajo en equipo, en el que el maestro. Continúa de las Heras apuntando que “la escuela actual es una escuela graduada. De la innovación educativa de principios de siglo nos quedan muchos elementos: la graduación de los contenidos,  los horarios, la direccion, el claustro, la coordinación,  la matrícula, etc. Un director y un grupo de maestros trabajando al unísono con diferentes grupos de alumnos es una escuela graduada. Ha cambiado el currículum, la metodología, también ahora hay más grados, ya que inicialmente la Escuela Graduada unicamente tenía tres grados: párvulos, grado elemental y grado superior. Hasta los seis años los niños estaban en párvulos, y luego los niños estaban dos años en el grado elemental y otros dos años en el grado superior”.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia
© Fundación Integra
Aviso legal - Política privacidad

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)