municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Consumo Correo

Comienza la cosecha de 100.000 toneladas de sal en el Parque Regional de las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar

25 de octubre de 2017

La directora general de Medio Natural destaca cómo la actividad humana durante siglos ha contribuido a que la zona se haya convertido en ''un paraíso para las aves''

Salinas de San Pedro [Salinas de San Pedro]

La directora general del Medio Natural, Consuelo Rosauro, asistió al inicio de los trabajos de cosecha de la sal que se realizan en el Parque Regional de las Salinas y Arenales de San Pedro y que se estima que este año llegue a cerca de 100.000 toneladas.

Rosauro destacó cómo “la actividad salinera humana ha contribuido a configurar las tramas paisajísticas y ecológicas que supone el paraíso para las aves y otras especies que es este espacio natural y su compatibilidad con una actividad socioeconómica”.

Con la conclusión del verano empieza la denominada cosecha de sal. Con el sol y el ingenio y la tecnología desarrollada por el hombre, las aguas del Mar Menor se convierten en toneladas de sal. El 60 por ciento de este mineral se comercializa en sacos de 25 kilogramos para distintas industrias, como la alimenticia; el 25 por ciento en paquetes de uno o dos kilos para la venta en comercios y el resto se comercializa en las llamadas ‘big bags’ de mil kilos, aunque se está reduciendo la venta de este formato en favor de los otros.

La directora de Medio Natural recalcó que “las Salinas de San Pedro del Pinatar constituyen una de las expresiones más armoniosas de intervención humana en el litoral, vivo ejemplo de aprovechamiento de los recursos, que da como resultado unos ecosistemas capaces de sustentar una alta diversidad y, a la vez, mantener la capacidad de generar servicios de gran relevancia económica”.

Proceso productivo

La esencia del proceso salinero consiste en la progresiva evaporación de agua del Mar Menor, aumentando la concentración en sales del agua de mar almacenada en estanques poco profundos, hasta alcanzar el gradiente que provoca la precipitación de la fracción del cloruro sódico cuya recolección hoy ha comenzado. El proceso de evaporación se ve favorecido por efecto de los vientos, que actúan retirando el vapor de agua que se eleva sobre las balsas.

El funcionamiento de las Salinas de San Pedro es sencillo, el agua se bombea desde el Mar Menor a dos circuitos de diferente recorrido, donde circula a lo largo de una serie de balsas comunicadas entre sí mediante compuertas. En los primeros estanques de almacenamiento se produce la decantación de las impurezas en forma de partículas sólidas que pueden contener el agua, hasta alcanzar una concentración de 70-80 gramos de sal por litro.

 

Conforme continúa incrementándose la concentración, comienza a precipitar el sulfato cálcico, aumentando la concentración hasta alcanzar los 300-325 gramos de sal por litro de agua, antes de pasar al siguiente grupo de balsas, que recibe el nombre de ?concentrador de cabecera?.

Los ?concentradores de cabecera? se controlan exhaustivamente, ya que son los encargados de alimentar con salmueras saturadas a los denominados ?cristalizadores?. Este último grupo de balsas ocupa una menor extensión, puesto que se ha reducido mucho el volumen de agua inicial, pero son las más importantes debido a que en ellas se produce la precipitación del cloruro sódico, obteniéndose costras de sal de entre siete y casi catorce centímetros de espesor.

Para extraer la sal se vacía el ?cristalizador? mediante canales. El cloruro sódico precipitado forma una capa de espesor determinado, se extrae con una excavadora que rompe la capa de sal y unas palas la amontonan para que escurra el agua. La sal extraída se lleva a la fase de lavado, en la que se eliminan impurezas adheridas. 

Después del lavado pasa a un grupo de centrifugadoras para eliminar contenido de agua y reducir el porcentaje de humedad y la sal de toda la cosecha se almacena en un montón (acopio principal). En función de su uso, las sales cosechadas suelen sufrir un proceso de lavado para eliminar impurezas o pueden ser expedidas tal cual. 

[ Más noticias de Naturaleza ]
Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia.com
© Fundación Integra

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)