municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Consumo Correo

PALACIO DEL SANTO OFICIO

Historia

Vista Lateral de la Fachada

Vista Lateral de la Fachada

Ventanas de la Fachada [Palacio del Santo Oficio]
Ventanas de la Fachada

La Inquisición llegó a España en siglo XV. En 1492 los Reyes Católicos por una Bula de Sixto IV establecen en Sevilla el Tribunal del Santo Oficio.

En Murcia se dieron numerosos Autos de Fe. Se hacían en la Plaza de Santa Catalina (exposición pública), una vez que los reos eran entregados a la autoridad civil, se trasladaban al 'brasero' situado en la otra parte del río (zona de el Arenal, actual Plano de San Francisco) para ser quemados. Podían ser quemados vivos o en efigie (representación/retrato/estatua del acusado).

Entre 1557-1568 fueron quemados en Murcia 154 personas en vivo y 52 en efigie. Los delitos más frecuentes eran judaísmo, blasfemia, luteranismo, poligamia y prácticas mahometanas (musulmanes). En el siglo XVII el Tribunal tiene menos rigor.

En 1745 la Ilustre Cofradía del Glorioso Mártir San Pedro de Berona traslada su sede de la iglesia de San Pedro al antiguo Alcázar .

En 1748 el edificio pasa a ser sede oficial de la Inquisición. Sufre varias reformas: en 1748, entre 1748-1750, entre 1751-1753, en 1816-1823. La  última reforma 1978  fue llevada a cabo por Colegio de Arquitectos.

El Palacio del Santo oficio fue también sede (redacción y talleres) del diario 'Línea' (periódico murciano editado en el siglo XIX).

Con la desamortización de Mendizábal fue vendido y luego recuperado. Fue suprimido durante el Trienio Liberal (1821) y se instaló allí la Diputación Provincial. Los departamentos en los que estaba dividido el edificio se pusieron en venta por separado. La Casa del Alcalde fue adquirida por José López Sobreviñas, quien la perdió en 1823.

En 1835 ésta y el complejo de la Inquisición se destinó a cárcel lo que originó protestas y dio lugar a un largo pleito con López Sobreviñas que pedía se le devolviera lo que compró. Los herederos de Sobreviñas pidieron que les sean devueltos al menos los intereses del dinero que dieron por ella. El Ayuntamiento accedió y la compró.

Este edificio era el antiguo Alcázar de Enrique III, levantado en 1405 frente a la Puerta del Puente (de las murallas de la ciudad), hoy Puente de los Peligros o Puente Viejo.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia.com
© Fundación Integra

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)