municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Consumo Correo

Historia de Moratalla

Fachada del Teatro Trieta de Moratalla

Fachada del Teatro Trieta de Moratalla
Miguel Ángel López Muñoz

Patio de butacas del Teatro Trieta de Moratalla

Patio de butacas del Teatro Trieta de Moratalla

El cantante Juan García Guirao

El cantante Juan García Guirao

  Siglos XIX y XX: altibajos de una población que intenta salir del aislamiento

  A principios del siglo XIX surge una iniciativa industrial que llenó de alegría y luz al vecindario, pues se trataba de la primera compañía eléctrica, surgida con gente y capital del pueblo. Su nombre lo decía todo: La Eléctrica Moratallera. Aunque posteriormente sería absorbida por otra empresa de mayor envergadura.

  En los albores del siglo XX, y con la llegada de la imprenta, comenzó a editarse en Moratalla el periódico 'El Progreso', aunque la actividad cultural fuese minoritaria. No obstante, surgen figuras como Inocencio Rodríguez, Domingo Abellán o Pedro García Aguilera en el campo de la docencia; Elías Los Arcos, José Mª Lozano y Alfredo Marcos, en la poesía; los fotógrafos Sandoval (padre e hijo) o Fernando Sánchez López; Alfredo Rubio, en el campo de la Historia; Estrella Gil y García Guirao, en el teatro y la canción, respectivamente. Y el padre Eduardo Rodríguez, en el campo de la religión.

  En 1917 culminan las obras del Teatro Trieta, llamado en principio Estrella Gil en honor a la citada artista moratallera. Y en 1930-31 se construye la torre de la iglesia parroquial, en el espacio que ocuparan los corredores. En la década de los años sesenta, y merced al incremento del albaricoquero, surgen varias fábricas de conservas y una cooperativa; pero el transcurso del tiempo fue dando al traste con ellas poco a poco.

  El difícil despegue económico de Moratalla

  Quizá uno de los mayores inconvenientes para el despegue económico e industrial de Moratalla haya sido la deficiencia de la red viaria. Cuando los nuevos medios de transporte comienzan a implantarse y construirse vías adecuadas, Moratalla queda aislada, ya que las nuevas carreteras quedan lejos y el ferrocarril se asoma tímidamente por fuera del término municipal.

  La actividad preindustrial se encuentra ausente, al estar la población aún aferrada a viejos esquemas productivos. Debido a esto el municipio queda bastante rezagado respecto a las nuevas tecnologías, que comienzan a implantarse. La falta de una eficaz industrialización provoca el derrumbe de las pequeñas producciones artesanas. Solamente las almazaras y los molinos continúan su actividad, aunque es de señalar la existencia de una máquina trilladora que, poco a poco, absorbió esta labor, que venían haciendo manualmente los agricultores en las eras. También continúan, precariamente, fraguas y talabarterías, desapareciendo como tales en época actual.

  Un canto a la esperanza y al afán de superación

  Los últimos acontecimientos en la España del siglo XX han supuesto para Moratalla un impulso de modernización:

  • Ruptura del aislamiento con mejores comunicaciones.

  • Plena escolarización y acceso a la universidad.

  • Puesta en valor de recursos naturales para actividades turísticas.

  • Transformaciones en el medio rural.

  • Actuaciones y reformas en el mundo agrario.

  • Dotación avanzada de ocio y cultura.

  • Incipiente industrialización.

  • Una mayor incorporación al tejido productivo comarcal.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia.com
© Fundación Integra

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)