municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Consumo Correo

Las plazas de toros de Cieza (1891/1924)

El Segura a su paso por Cieza a comienzos del siglo XX

El Segura a su paso por Cieza a comienzos del siglo XX

Plaza del Canónigo Martínez de Cieza en 1917

Plaza del Canónigo Martínez de Cieza en 1917

Vista de Cieza y la Atalaya

Vista de Cieza y la Atalaya

Caricaturas de toreros

Caricaturas de toreros

Enrique Vargas, alias Minuto [toros en Cieza]
Enrique Vargas, alias Minuto
Vista de Cieza a principios del siglo XX [toros en Cieza]
Vista de Cieza a principios del siglo XX

   Durante cientos de años, la afición a los toros en Cieza se limitaba a montar plazas de tablones y correr toros por ciertas calles, que se preparaban cada año para la ocasión. Así, en 1890 se traía la plaza portátil de Abarán, para realizar las corridas de la feria.

   Será en 1891 cuando se cree la primera plaza de toros estable. Entre los aficionados existía un importante empresario, Antonio Galindo Flores, que además era el subastero de los aprovechamientos de los montes ciezanos; En 1889, siguiendo la estela paralela de Abarán, pide al arquitecto Justo Millán Espinosa, los planos para la construcción de una plaza de toros.  El 2 de noviembre de ese año el arquitecto firmaba el proyecto y los planos. Dicha plaza la situaba ''al Oriente del paseo Marín Barnuevo'', con una capacidad par 5.000 personas y un ruedo de 42 metros. El presupuesto inicial sería de 15.127 pesetas.

   Antonio Galindo Flores arrendó a Benito López Sánchez, quien será el empresario organizador de las primeras corridas.

   Los días 24, 25 y 26 de agosto de 1891, terminado ya el coso, se organizan tres corridas, en las que torearán los diestros malagueños El Soldadito y El Contrario. Junto a ellos veremos al novillero cartagenero Bartolomé Hernández. Cada tarde se mataron cuatro toros, si bien no se sabe si la ganadería fue la de Flores o la de Joaquín López Santisteban.

   Al año siguiente de la inauguración el empresario intentó contratar a Mazzantini, si bien no pudo acudir por tener contrato con otras plazas durante la fiesta de San Bartolomé. Sería sustituido por Fernando Gómez, ''El Gallo''. Los toros fueron los de Flores.

   En 1894 los toreros Soldadito, Bartolomé Giménez, ''Murcia'', y Maera se enfrentaron a los toros Gacisco, Hortelano, Coliblanco, Cazador, Diablero y Celestino, en la primera corrida contratada. Los toros procedían de Sevilla. Hasta allí fueron a buscar las reses los encargados de la empresa arrendataria de la plaza. Eran de Blanca y a su frente se encontraba Estanislao Ruiz Godínez, ''Taleguilla''.

   En 1895 se ajustaba la corrida del 24 de agosto con el diestro murciano Juan Ruiz, '' Lagartija'' y toros de Madrid. Al año siguiente vendrán los toreros Enrique Vargas González, ''Minuto'' (Sevilla 1870-1930) y Bartolomé Giménez Najar, ''Murcia'' (Jumilla 1867-1923), con su cuadrilla de picadores y banderilleros. Los toros fueron de Toribio de la Parra, Orcera (Jaén). Ese año, en la plaza de toros también actuó una compañía con exhibiciones ecuestres y gimnásticas, lidiando y matando, además, un novillo.

   En julio de 1900, el día de Santiago, se toreaban cuatro becerros de tres años de la ganadería de Francisco González, de Jaén. Torearon Antonio Tacero, ''Tacerito'' y Apolonio Villa, ''Habla Poco'', siendo banderillero José Hortelano, ''Pipio''. Las entradas se vendieron en los Cafés de La Concepción y de La Cooperativa.

   El siguiente dato de que disponemos se refiere a la feria de dicho año, con ganadería de Agustín Flores. El día 24 torearon los espadas Cayetano Leal, ''Pepe-Hillo'' y Antonio Cervera, ''El Cordobés''. Al día siguiente los espectadores vieron al novillero Apolonio Villa, ''Habla-Poco'' y a AntonioTacero, ''Tacerito''. El organizador de las corridas de este año fue un tal Manolo. La primera corrida la presidió el alcalde, Mariano Marín Blázquez, mientras que la banda de música, tocando pasodobles, la dirigía José Mª López. El primer toro, Sardinero, hirió de gravedad al banderillero cartagenero Arango. Berrendo, Garduña, Arrebol, Saeto y Huerfanillo serían los otros toros de la tarde. ''Pepe-Hillo'' triunfó y la plaza se llenó de cigarros y sombreros.

   Las entradas, vendidas en el Café de la Cooperativa, en la calle Empedrada, costaban 20 pesetas los palcos y 3 pesetas la barrera. Cervera estuvo trabajador y valiente, mientras que ''Habla-Poco'' demostró 'mucho poder'. El ganado fue bueno.

   En 1901 toreó Ángel García Padilla, siendo los toros de Arroy Bejerano. La suerte de Don Tancredo la realizó María Mir, resultando la triunfadora de los festejos.

   En 1902 hubo dos corridas, los días 24 y 25 de agosto. Intervivino Pascual González, ''Almanseño'', que estuvo valiente. La ganadería de este evento fue la de Flores. Ningún dato disponemos de 1903, cuando ya el coso camina hacia la conversión en un teatro estable.

   En 1904 acudieron los espadas murcianos José López y Gabriel Tarín, con sus banderilleros Manolo, Platerito y Tornero.

   En 1905 volvieron a desaparecer las corridas, construyéndose una nueva plaza de madera en el sitio conocido como Maripinar, en la salida de Cieza hacia Mula, para las novilladas de 1906.

   Posiblemente en el mismo lugar torearían, en 1908, Gallito, Bienvenida, Relampaguito y Fuentes, los días 26 y 27 de agosto. Este año los toros competían con las películas que comenzaban a exhibirse en el recién abierto Salón Azul. En 1911, con la plaza en obras, tenían lugar dos corridas, con ganado de Fuentes.

Ricardo Montes


Fuente

Ricardo Montes "Las plazas de toros de Cieza. (1891-1924)" Revista Andelma  15. Cieza. 2008

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia.com
© Fundación Integra

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)