municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Consumo Correo

Feria y Fiestas San Bartolomé

Exposición Carteles de Feria

Exposición Carteles de Feria

Lectura del Pregón por José Antonio Camacho

Lectura del Pregón por José Antonio Camacho

Ofrenda Floral

Ofrenda Floral

Pasacalles

Pasacalles

 Patrón con la ermita al fondo

Patrón con la ermita al fondo

Procesión Ermita de San Bartolomé

Procesión Ermita de San Bartolomé

Procesión infantil en honor a San Bartolomé

Procesión infantil en honor a San Bartolomé

Procesión Infantil

Procesión Infantil

Edicto municipal de la celebración de la Feria de 1801 [Cieza_Fiestas Patronales San Bartolomé]
Edicto municipal de la celebración de la Feria de 1801
 
Cartel de la Feria y Fiestas de Cieza del año 1935 [Cieza_Fiestas San Bartolomé]
Cartel de la Feria y Fiestas de Cieza del año 1935

Orígenes de la Feria y Fiestas en Honor a San Bartolomé de Cieza

La Cieza actual nace hacia la segunda mitad del siglo XIII, cuando Murcia se encuentra bajo el reinado de Alfonso X el Sabio. Durante los primeros veinte años de existencia de la población, se edifica la antigua Ermita del Patrono San Bartolomé, alrededor de la cual, y pasado ya el siglo XIV, se tiene constancia del establecimiento de algunas ferias, aunque de pocos días de duración.

La devoción de los ciezanos por el apóstol San Bartolomé se remonta a finales del siglo XV, convirtiéndose en una fe consolidada hacia el último cuarto de la centuria siguiente, según se desprende de los comisionados que cumplimentaron la relación topográfica mandada hacer por el Felipe II en 1579. La fe de los ciezanos hacia su Patrono seguiría expandiéndose durante los siglos XVII y XVIII.

Leyenda: Cuando San Bartolomé sudó

En el capítulo XXIV de la Historia de Cieza de Fray Pascual Salmerón, se relata: 'el milagroso sudor de la imagen de San Bartolomé, patrón de Cieza, en el conflicto con una horrorosa nube".

Cuenta la leyenda que el día 25 de Agosto de 1722, los ciezanos se encontraban en la Plaza del Pueblo celebrando sus fiestas en honor a San Bartolomé. Cuando súbitamente estalló una violenta tormenta que los obligó a refugiarse en su ermita. Allí, las gentes rezaron e imploraron al santo para que les diese su protección, quedando, siempre según el relato legendario,  estupefactos al observar como San Bartolomé sudaba por cinco veces, al tiempo que la tormenta iba remitiendo.

Este insólito acontecimiento fue resumido con una frase muy popular entre los ciezanos: '...por lo mucho que había trabajado el santo en defensa de su devoto pueblo'.

La Feria y Fiestas de San Bartolomé y la Corona de España

Las Fiestas en honor a San Bartolomé en Cieza comienzan a celebrarse en el siglo XVI, mientras que la Feria no tuvo lugar hasta recién estrenado el siglo XIX.

Las razones de esta disparidad cronológica entre ambas, radica en el hecho de que en aquella época, Feria y Fiestas no gozaban de la unión inapelable de la que presumen actualmente, sino que se celebraban por separado.

Mientras que la Feria tenía lugar entre el 16 y el 23 de agosto y su carácter era eminentemente comercial, las Fiestas se celebraban el 24, festividad de San Bartolomé, gozando de un talante lúdico y proyectadas para el disfrute de los ciezanos. Sus pilares fundamentales eran el castillo de fuegos de artificio desde el arenal, las corridas de toros y la función teatral.

De las Actas Capitulares del siglo XVIII se desprende un hecho interesante de rememorar por la importancia que para los ciezanos tuvo en su momento. Se trata del conflicto mantenido entre el pueblo de Cieza y el Real Consejo de las Órdenes, a partir del año 1755. Éste último pretendía suprimir la celebración de las tradicionales corridas de toros, por los incidentes que éstas provocaban. Los vecinos de Cieza, muy amantes de la fiesta taurina, protestaron ante el Rey, apelando que les permitiesen gozar de este espectáculo, pues lo merecían tras un año de fatigas y trabajo.

Así, por una carta-orden del Gobernador de dicho Real Consejo, en 1795, se concedía licencia para celebrar en adelante tres corridas de toros durante las fiestas de San Bartolomé, con tal que no fueran 'toros o vacas de muerte'.

La Feria de 1801

El permiso obtenido por la Villa de Cieza del Rey Carlos IV, para celebrar la Feria Anual Perpetua de San Bartolomé, entre los días 16 y 23 de Agosto de cada año, fue ejecutado finalmente en el año 1801. El  edicto real fue impreso por el regidor Don Juan Marín-Ordoñez y Padilla, permitiendo la llegada de vendedores, comerciantes ambulantes y una feria de ganado.

En la Plaza Pública se alineaban los turroneros, confiteros, garbanceros y otros vendedores de frutos secos, mientras que en las calles adyacentes se disponían orfebres, quincalleros y hojalateros, así como los fruteros y vendedores de géneros de huerta. La feria de ganado se situaba en varios bancales en el extrarradio.

Esta es la forma en que la Feria de Cieza llega a principios del siglo XX, momento en el que se traslada a la Esquina del Convento, por la incapacidad de la antigua Plaza Mayor y las estrechas calles adyacentes para acomodar al cada vez más importante número de feriantes.

Últimos Tiempos

En los últimos tiempos, la Feria y Fiestas en Honor a San Bartolomé se ha ido consagrando como una de las más populosas e importantes de la Región de Murcia, al tiempo que ha ido recuperando antiguas tradiciones.

A partir del año 1984 se empieza a celebrar la tradicional Misa Huertana en la Basílica de la Asunción, a la que los ciezanos asisten con su indumentaria tradicional, agasajando con flores y frutos a su Patrón.

Desde 1996 se viene celebrando el Pregón de la Feria y Fiestas de San Bartolomé, organizado por la Hermandad de San Bartolomé. Cada 15 de agosto, al concluir la Procesión del Santo Patrono, se pronuncia el Pregón de Fiestas en la puerta de la Basílica de la Asunción.

En 1997 se recuperan las exposiciones de pintura, escultura y fotografía San Bartolomé, que anualmente reúne a la inmensa mayoría de artistas ciezanos. También se organiza una exposición en torno a San Bartolomé en la Historia de Cieza, viéndose en ella desde carteles de las corridas de toros, pasando por reportajes fotográficos, revistas de la Feria y Fiestas de San Bartolomé, Actas Capitulares del Ayuntamiento mencionando desde el siglo XVI a San Bartolomé, etc.

En 1998 se estrena, conjuntamente con la Asociación 'Cauce', la escenificación dramática de 'Crónica y Leyenda de una invasión anunciada', obra de Carmen Carrillo, que narra los hechos históricos acaecidos en Cieza aquel 7 de Abril de 1477.

También en los últimos tiempos se ha recuperado la tradicional 'Bendición de los Campos y Huerta de Cieza', por parte de San Bartolomé.

De esta forma, tradición y modernidad, religión y diversión, confluyen y se entremezclan en las Fiestas Patronales de Cieza, dotándola de un carácter e identidad propias, que atraen cada año a miles de visitantes.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia.com
© Fundación Integra

Logos Consejería de Economía y Hacienda (abre en ventana nueva) RegiondemurciaSI (abre en ventana nueva) Fundación Integra (abre en ventana nueva) Plan de Información y Publicidad (abre en ventana nueva) FEDER: Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)