municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Correo

BATERÍA DE SANTA ANA ACASAMATADA

Historia

Interiores

Interiores

Lateral[Batería de Santa Ana Acasamatada Cartagena]
Lateral

     Los primeros intentos conocidos encaminados a la construcción de una batería en la estratégica punta portuaria de Santa Ana se sitúan, según el ingeniero militar Juan José Ordovás (quien escribió sobre ella en 1799), en el primer tercio del siglo XVII, aunque finalmente el fuerte no quedaría levantado hasta 1702. Se convirtió entonces en un elemento clave en las fortificaciones de Cartagena, por lo que fue rehabilitada durante las obras dirigidas por el ingeniero militar Esteban de Panón, en torno a 1740. Por aquellas fechas, la relevancia de la ciudad portuaria era ya muy considerable para las maniobras políticas de la Monarquía, pues había sido nombrada capital del Departamento Marítimo de Levante en 1728, lo que se tradujo, entre otros importantes acontecimientos, en la construcción de un gran arsenal en el interior de la dársena, que requirió pronto unas defensas eficaces frente a un ataque naval.

     No obstante, esta batería, cuyas 13 piezas se disponían a barbeta, fue ampliamente reformada conforme a los proyectos que surgieron con el Plan de Defensa de 1860. Surgió entonces un fuerte costero de mayor entidad, cuya imagen nos la podría recordar el actual fuerte de Navidad, ya que las obras realizadas a finales del XIX destruyeron gran parte de la obra. Por tanto, el edificio actual responde a un proyecto realizado conforme a los planes de defensa de 1887 y 1893, y sus planos se deben al ingeniero militar Francisco Ramos Bascuñana. En 1895 la batería quedaba terminada, disponiéndose su artillería en el interior de las seis casamatas, circunstancia que le daría el nombre para diferenciarla de un nuevo emplazamiento artillero situado muy cerca, que pasó a llamarse Santa Ana Complementaria.

     Los seis cañones Ordóñez de hierro entubado de 15 cm con los que disponía sus armas, fueron desartillados en 1956, cuando ya su valor militar estaba muy desfasado. No obstante, su abandono se produjo ya durante la década de los noventa del pasado siglo.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia
© Fundación Integra
Aviso legal - Política privacidad

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)