municipios - poblaciones Inicio Agenda Regional Cita Previa - Servicio Murciano de Salud (abre en ventana nueva) Emergencias 112 Consumo Correo

CAÑADA DEL TRIGO

Historia y Patrimonio

Vista del PuebloEscudo de Jumilla    No poseemos datos concretos sobre la historia de la población, que queda influenciada por su situación fronteriza entre Alicante y Murcia. En el período de la Antigüedad, cuando Jumilla pasó a pertenecer al Imperio Romano, sus tierras de cultivo fueron cuadriculadas y distribuidas entre los legionarios licenciados. Los romanos mostraron su predilección por esta tierra, en la que la agricultura daba abundancia de alimentos.

    En la época musulmana esta zona se reducía a un grupo de caseríos dispersos. En el siglo XIII Alfonso X 'el Sabio' entregó Jumilla como señorío a uno de sus colaboradores. El número de pobladores en la segunda mitad del siglo XIII debió de ser muy reducido y vivirían en torno a una fortaleza, siendo así reutilizadas algunas de las casas abandonadas por la antigua población musulmana. Mayoritariamente, los nuevos pobladores se dedicarían a actividades ganaderas, quedando en un segundo plano el cultivo de los campos, principalmente la huerta.

    En cuanto al origen de los nuevos repobladores de principios del siglo XIV serían en mayor medida castellanos, aunque también habría un pequeño contingente de aragoneses, principalmente catalanes y valencianos. Tras la muerte de Alfonso X, Castilla se vio sumida por las luchas entre los aspirantes al trono. De estos hechos sacó partido la Corona de Aragón, que entró en una guerra contra Castilla e invadió el reino de Murcia. En 1327 se procede también a la ubicación y deslinde del nuevo amojonamiento del término de la villa, obteniendo por escrito 'carta de amojonamiento', unos lindes que han llegado prácticamente a la actualidad inalterables.

    La ubicación fronteriza a la que se vio expuesta la villa de Jumilla trajo no pocos quebraderos de cabeza, siendo uno de los puntos de mira dentro del reino de Murcia en los conflictos de frontera entre Castilla y Aragón. En el siglo XIV se ponía fin al dominio aragonés, quedando así incorporada a los territorios de la Corona castellana. En el ámbito general del reino de Murcia, la segunda mitad del siglo XIV hace del territorio murciano una marca fronteriza, un territorio no exento de peligros, deshabitado e inseguro. Desaparecieron aldeas y alquerías rurales, surgiendo grandes espacios abandonados por completo por el hombre. Estas circunstancias propiciaron la aparición del contrabando, que se convirtió en una de las actividades más rentables para los escasos habitantes de la zona.

    Las tierras de Jumilla formaron parte del marquesado de Villena desde el siglo XV hasta la disolución del señorío en el siglo XIX. Los marqueses fomentaron la agricultura, la ganadería, el comercio y las construcciones religiosas en Jumilla. Después de la expulsión de los moriscos en el siglo XVII, los territorios fronterizos quedaron despoblados. Estas tierras fueron dedicadas al pastoreo en el siglo XIX. Después se explotaron agrícolamente. Desde entonces fueron objeto de una intensa inmigración de labradores valencianos provenientes de los valles del Vinalopó, que llevaron allí su lengua, que aún continúa hablándose en estos parajes.

Economía

viñedo    Las condiciones climáticas de la comarca, como son la temperatura media anual, la escasez de precipitaciones y el número de horas de sol al año, así como las características del suelo, calizo y pobre en materia orgánica, hacen propicio el cultivo de la vid, siendo la actividad vitivinícola el motor de la economía de Cañada del Trigo. En esta pedanía hay establecida una cooperativa de vinos y algunas bodegas.

    El vino se elabora en bodegas artesanales y la uva que ellos no pueden transformar la venden en los pueblos vecinos. Estos vinos tienen una graduación que oscila entre los 12º para los tintos y los 11º para los rosados.

Naturaleza

Sierra del Carche    La pedanía de Cañada del Trigo se encuentra ubicada en la llamada zona de Carche, denominada así por su proximidad a la sierra del mismo nombre. En las tierras que rodean a este núcleo de población los cultivos de vid son los que pueblan el paisaje, pero, si nos adentramos en la cercana Sierra del Carche, considerada Espacio Natural Protegido, encontramos especies de flora y fauna que proliferan en una vegetación que se distingue por la presencia de tomillares, roquedos, esparto, lavanda, espliego o coníferas como el pino.

    Aquí se puede encontrar, asímismo, una especie muy poco abundante en la región como es la gayuba, un arbusto que produce unas pequeñas bayas de color rojo comestibles cuyas hojas son empleadas en infusión como astringente o desinfectante.

    La fauna más interesante son las aves rapaces como el búho real, el águila real, el halcón peregrino o las águilas culebrera y calzada, y mamíferos como el gato montés, los zorros y jabalíes.

Gastronomía

Quesos al vino     El producto más característico de esta pedanía es el Queso al Vino, que posee denominación de origen. Se trata de un queso graso cuya pasta es prensada y lavada pero no cocida. Su corteza es lisa, muy ligera y presenta un color granate-rojizo muy peculiar debido a los baños en vino tinto doble a los que se somete el queso durante su maduración. La tradición de los antiguos pastores de la zona del Altiplano obliga, casi moralmente, a someter al queso a estos cortos baños de sal y vino de doble pasta.

    La pasta es compacta al corte, de color blanco, con algunos ojos pequeños y textura cremosa y elástica. De sabor ligeramente ácido y poco salado, desprende un aroma suave. Es un queso que puede tomarse frito con tomate, si está fresco, o servirse como tapa. El vino con el que marida este queso es el propio de las regiones de Jumilla y Yecla.

Fiestas

Fachada de la Iglesia    Las fiestas en Cañada del Trigo se celebran del 3 al 15 de agosto en honor de su patrona, la Virgen de los Remedios. El programa de fiestas incluye un Festival de Folclore con grupos invitados, una cena de convivencia entre vecinos, un pasacalles y un almuerzo popular. Las noches se amenizan con verbenas musicales. El día 15, día grande en las fiestas de la localidad, se lleva a cabo un pasacalles por la mañana, almuerzo y Santa Misa. Se celebra una ofrenda de flores y seguidamente la procesión por las calles de la pedanía. Para el fin de fiesta, un castillo de fuegos artificiales y verbena.

Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0 del W3C-WAI

portal@regmurcia.com
© Fundación Integra

Logos Fundación Integra (abre en ventana nueva) CARM (abre en ventana nueva) Fondo Europeo de Desarrollo Regional (abre en ventana nueva)